Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Comunidad de Madrid no modifica los estatutos de Caja Madrid y da 10 días para votarlos

La Comunidad de Madrid devolvió hoy a Caja Madrid sus estatutos sin modificar, aunque propuso algunos cambios, porque insiste en que no se trata de un proyecto, y reiteró su petición de que el consejo de administración se reúna en un plazo de diez días para someter dicho texto a votación.
Según explicaron a Efe fuentes de la Consejería de Economía de la Comunidad, el documento remitido por la entidad presidida por Miguel Blesa a finales de enero es sólo un "borrador" y no un proyecto en sí, ya que no se votó y se reenvió sólo con la firma del secretario general de la caja, Enrique de la Torre Martínez.
El departamento dirigido por Antonio Beteta sostiene que, según los estatutos de la caja, el consejo de administración es el único órgano "facultado" para aprobar los proyectos de estatutos y, en caso de no hacerlo, "no se puede hablar de un proyecto".
Por ello, le pide que se reúna, que someta el documento a votación y que tenga en cuenta los cambios que le propone la Comunidad con el fin de que se adapten fielmente a la nueva normativa de cajas regional.
En las últimas semanas, el consejero de Economía y Hacienda, Antonio Beteta, ya advirtió de que existían problemas de forma en la propuesta de estatutos que el consejo de administración de la caja remitió a finales de enero, al no haber sido votado por este órgano de gobierno, por lo que solicitó que dicho "error" se solventara.
Así, el consejo de Caja Madrid volvió a reunirse la semana pasada para decidir si cumplía con las exigencias de Beteta y sometía la propuesta a votación, en una cita en la que finalmente se acordó por unanimidad ratificar su decisión de finales de enero y dar por bueno el borrador de los estatutos ya remitidos.
No obstante, la consejería, 15 días hábiles después de recibir la propuesta, insiste de nuevo en la "invalidez" de ese "borrador" y pide que se solucione la situación mediante una "votación válida" del Consejo.
Asimismo, remite a la caja las seis principales "discrepancias" que ha observado en el borrador, centradas en la necesidad de que la nueva ley regional de cajas se aplique completamente en el actual proceso electoral, y pide a la entidad que las tenga en cuenta.
Así, señala que la caja propone en su borrador que los nuevos estatutos se apliquen a los procesos electorales que se inicien tras la entrada en vigor de los mismos, lo que para la Comunidad se opone "frontalmente" a la nueva ley de cajas regional.
En cuanto a la posibilidad de ampliar un mandato más los cargos de la caja que excedan los doce años máximos establecidos, Caja Madrid remite en su borrador a la normativa estatal en vez de a la autonómica, lo que para la consejería es "totalmente incorrecto", ya que el órgano competente en la materia "es la Asamblea de Madrid".
Además, la Comunidad advierte de que el borrador "altera" las fórmulas que la nueva ley de cajas regional establece para la determinación de los consejeros generales por los sectores de corporaciones municipales e impositores de la Asamblea de la caja y "omite" buena parte del desarrollo de su sistema de elección.
La consejería también subraya que el borrador de estatutos no recoge los requisitos establecidos en la nueva ley de cajas regional sobre las candidaturas de los sectores de impositores y corporaciones municipales.
Por último, reprocha a Caja Madrid que en su borrador se omita la inclusión de las universidades privadas dentro del sector de entidades representativas de la Asamblea de la caja.