Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Comunidad Valenciana, Cantabria y Castilla y León, comunidades con menor siniestralidad laboral

Comunidad Valenciana, Cantabria y Castilla y León fueron las comunidades que registraron una menor siniestralidad laboral en 2013, según un informe elaborado por Randstad con motivo del Día Internacional de la Salud Laboral, que se celebra el próximo día 28.
En concreto, el índice de incidencia de la siniestralidad laboral, que mide el número de accidentes con baja por cada 100.000 trabajadores, se situó en la Comunidad Valenciana en 2.170 siniestros, frente a los 2.869 accidentes por cada 100.000 trabajadores registrados de media en toda España.
Tras la Comunidad Valenciana figuran Cantabria, con 2.286 accidentes por cada 100.000 trabajadores, y Castilla y León, con 2.411. En el lado opuesto se encuentran País Vasco, Baleares y Asturias, todas ellas por encima de los 3.100 accidentes con baja por cada 100.000 trabajadores.
Aunque el número total de accidentes con baja retrocedió un 2,5% el año pasado, hasta los 459.500 siniestros, en 2013 se produjeron más accidentes por trabajador que en 2012 como consecuencia de la caída de la ocupación, según Randstad.
Así, de acuerdo con el índice de incidencia, en 2013 se produjeron en España 2.869 accidentes por cada 100.000 trabajadores, frente a los 2.849 de 2012, un 0,7% más.
Atendiendo a las regiones donde más creció el índice de incidencia en 2013, Aragón figura a la cabeza (+5,5%), seguida de Madrid (+2,8%) y Castilla y León (+2,3%). Los mayores descensos, por su lado, correspondieron a Cataluña (-2,9%), La Rioja (-2%) y Baleares y Extremadura (-1,7% en ambos casos).
Por sectores, destaca el retroceso del índice de incidencia en la construcción, con una caída cercana al 8,8%, de 6.297 a 5.740 siniestros por cada 100.000 ocupados. La industria, por su parte, recortó el índice de incidencia un 1,2%, mientras que la agricultura lo incrementó desde los 2.400 siniestros por cada 100.000 trabajadores en 2012 a 2.846 siniestros en 2013.