Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Confebask cree que 2017 puede ser el momento de plantear una rebaja fiscal en Euskadi

Larrañaga dice que la inversión pública "es muy pequeñita" y pide más contratación para que sea "demandante importante de actividad"
El presidente de la Confederación Empresarial Vasca (Confebask) cree que, a partir del próximo año, las arcas de la Administración deberían "dar un vuelco", con "más ingresos y menos compromisos de pago", por lo que considera que 2017 puede ser el momento de plantear una rebaja fiscal en Euskadi.
Según ha manifestado, el hecho de que las Haciendas vascas mantengan un impuesto de sociedades mayor que el de Régimen Común es "una rebaja competitiva" que hace que las empresas de Euskadi no estén "en las mismas condiciones" que otras de su entorno.
Por otra parte, ha destacado que, en la actualidad, la inversión pública prevista en los Presupuestos "es muy pequeñita" y ha pedido "más contratación" para que el sector público sea "demandante importante de actividad".
En una entrevista concedida a Europa Press, el presidente de la patronal vasca ha admitido que "quizá no sea el momento" de bajar impuestos, pero ha puntualizado que, desde el punto de vista de la empresa, "tampoco" es tiempo de subirlos.
Además, ha recordado que en Euskadi este año se va a mantener una presión fiscal superior a la del resto del Estado, por lo que aspira a que "aquellos impuestos que están generados por la empresa, también reviertan" en las compañías.
"Que también tengamos un retorno que nos sirva para propiciar la reactivación económica y, al final, que nuestras empresas generen más, y con ese generar más, sigan pagando más impuestos", ha explicado.
A su juicio, parte de los impuestos que pagan las empresas se deben dirigir a destinos como la ayuda al emprendizaje o a la propia inversión pública, "mediante la compra de bienes de equipo o la adjudicación de determinadas obras".
Ello contribuirá, según ha manifestado, a que "sectores como el de la construcción cojan un poco de dinamismo". "La obra pública ahora mismo es inexistente. Si quitamos el TAV, poquitas casas más. Inversión pública no hay, estamos viviendo de la inversión privada y es muy poquita", ha señalado.
Larrañaga ha afirmado que, en la actualidad y "vía presupuestos, hay muy poquito destinado a inversión pública". En esta línea, ha apuntado que el crecimiento actual se debe a la demanda interna porque "la demanda pública es muy pequeñita", aunque se haga cargo de servicios como los de la sanidad o la educación.
"Estamos hablando de que haya más compra, más contratación, y que también el sector público sea un demandante de actividad importante, más allá de los servicios que da tradicionalmente", ha señalado.
2017
Para el máximo dirigente de la patronal vasca, a partir del próximo año, las arcas de la Administración "deberían de dar un vuelco". "Se debería notar ya que tienen más ingresos o menos compromisos de pago", ha indicado.
Por ello, ha pedido que, a partir de esa fecha, "liberen determinado dinero", ya sea mediante una rebaja fiscal o "vía medidas para reactivar la economía". A su juicio, en 2017, "se deberían de pedir" medidas de este tipo, porque "ahora mismo", el hecho de que Euskadi tenga un impuesto de sociedades mayor que el de Régimen Común es "una rebaja competitiva".
"No estamos en las mismas condiciones que los de nuestro entorno. Por lo menos, deberíamos pedir estar en las mismas condiciones", ha manifestado.
PREVISIONES
Larrañaga, que ha recordado que la Confederación prevé para este año un crecimiento económico similar al de 2015, del 2,6%, y 18.000 nuevos empleos, ha afirmado que la existencia de "tantas incertidumbres en el horizonte" les impide hacer pronósticos más a largo plazo.
"Estamos con variables que nosotros no controlamos, como el precio del petróleo o los costes de financiación, el tema de China, que no dependen exclusiamente de nosotros y de nuestra capacidad; son variables que están en el entorno mundial y que deciden otros por nosotros", ha apuntado.
A su juicio, "puede ser" que la influencia de estas variables, en la marcha de la economía ocasione "una ralentización". "Son variables que no controlamos nosotros, no podemos hablar. Todo son incertidumbres, ¿qué va a pasar en 2017?, pues a medida que nos vayamos acercando, podremos ir diciendo algo, pero aventurar ahora mismo cifras para 2017, no nos atrevemos", ha apuntado.
Ha insistido, además, en que el crecimiento se sustenta ahora "sobre todo en la demanda interna" y es necesario "exportar más, que la inversión publica se empiece a mover, y se moverá en la medida que tenga recaudación". "Todo forma parte de un bucle en el que se tiene que desarrollar", ha añadido.
Larrañaga cree que Euskadi "todavía" está "saliendo de la crisis", tras una situación en la que "se han destruido 6.000 empresas, el 10% del tejido industrial". "Eso todavía pesa mucho en la memoria y en la confianza de los empresarios y del propio mercado", ha indicado.
Para el presidente de la patronal vasca, el "dato negativo" en la creación de empresas se debe, entre otras causas, a que los empresarios lo tienen "muy difícil". "Nos vemos sometidos a pasquines, a críticas y calificativos que no son agradables. No hay un ánimo de fomentar la vocación", ha dicho.
En su opinión, ser empresario "es muy difícil", por lo que ha apostado por "fomentar esa vocación y crear en los jóvenes la idea de que tienen que ser emprendedores". "Tiene que haber un ambiente, vamos a decirlo así, que propicie ese emprendizaje", ha indicado.
También ha lamentado el hecho de que el empresariado vasco esté "muy sometido a críticas y actuaciones que te ponen en el disparadero", algo que, "evidentemente, no ayuda". "El dato no es bueno porque los empresarios son imprescindibles, ya que son los que crean empleo", ha defendido.
JÓVENES Y FORMACIÓN
Por otra parte, y ante el actual panorama económico, ha defendido la necesidad de que los jóvenes "se formen" porque "la industria va avanzando tecnológicamente y la gente tiene que estar formada". Cree que, en este aspecto, Euskadi es "un modelo que llevamos siguiendo durante un tiempo y lo tenemos que ir siguiendo".
"Yo creo que sí van a tener trabajo en Euskadi. En Euskadi están saliendo ahora jóvenes fuera, pero no están saliendo más jóvenes cualificados que otros años. Los números nos dicen que, mas o menos, la gente que marcha es la misma", ha añadido.
A su juicio, "quizá dentro de muy poquitos años", Euskadi tenga "necesidad de gente cualificada". Por esta causa, Confebask ha realizado una encuesta entre más de 1.000 empresas, cuyas respuestas están en proceso de análisis, sobre "qué cualificación van a demandar".
De esta forma, se intentará que los jóvenes se formen "en esa cualificacion" que se reclama y "en la que, luego, pueda tener un trabajo". "Les vamos a indicar dónde tiene muchas posibilidades de colocarse", ha asegurado.
GAREN
Larrañaga también se ha referido a la nueva asociación empresarial Garen, que ya ha cifrado en 600 sus asociados y que pretende solicitar su entrada en la mesa de diálogo social. Según ha precisado, Confebask no teme bajas entre sus asociados como consecuencia de actividad del nuevo colectivo.
"No tenemos ninguna sensación , ni tenemos ningún temor por ello. No hemos detectado descontento entre nuestros asociados, y mucho menos, bajas", ha dicho.
Según ha señalado, "tenemos claro que la legítima representación de las empresas en la Comunidad Autónoma Vasca la ostenta Confebask desde hace más de 30 años". "Cumplimos absolutamente todos los requisitos que nos marca la ley y, dentro del derecho de la libre asociación aparece Garen como puede aparecer otra, que tendrá su nicho", ha indicado.