Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Consejo de Economistas pide revisar el modelo de financiación porque está "totalmente agotado"

Dudan de si los nuevos impuestos autonómicos son para "recaudar, complicar la vida a la gente o postureo político"
El presidente del Consejo de Economistas, Valentí Pich, ha resaltado la necesidad de "pedir, casi suplicar" que se revise el modelo de financiación en España porque está "realmente agotado".
Así lo ha señalado Pich durante la presentación del estudio 'Panorama de la fiscalidad autonómica y local 2016', elaborado por el Registro de Asesores Fiscales REAF-REGAF, órgano especializado del Consejo de Economistas.
A su parecer, habría que crear una comisión de expertos con sensibilidades territoriales distintas para modificarlo. "Ya no sabemos si los nuevos impuestos autonómicos son para recaudar, complicar la vida a la gente o postureo político", ha lamentado.
Según el Colegio de Economistas, el sistema de financiación no consigue una corresponsabilidad efectiva porque carece de la suficiente transparencia y porque buena parte de lo recaudado por las comunidades pasa a engrosar fondos que el Estado vuelve a repartir con diferentes criterios.
Asimismo, cree que la forma de legislar en tributos propios no es la más adecuada, debido a suspensiones y no aplicaciones de algunos de estos impuestos y a la "tremenda proliferación de normas". Además, asegura que la litigiosidad en estos impuestos es muy elevada.
Sobre la recaudación de estos tributos, el Colegio de Economistas cree que es "poco transparente" por facilitar datos agrupados con otros tributos y por el retraso en la publicidad de las liquidaciones presupuestarias.
En este contexto, considera que "lo recomendable" sería armonizar en lo posible la regulación de tributos propios y dar capacidad normativa a las comunidades en aspectos muy concretos de los mismos. Además, echa de menos una cuantificación de los beneficios fiscales en cada comunidad.
Por otro lado, el Colegio constata que los cambios en los gobiernos autonómicos empiezan a reflejarse en la normativa tributaria, con caídas en el IRPF para las rentas medias y bajas y subidas para las altas.
TENDENCIAS NORMATIVAS EN 2016.
El Consejo de Economistas ha repasado las tendencias normativas de 2016 y ha asegurado que en el IRPF las escalas más elevadas que gravan la renta las tienen los territorios forales, con tipos que llegan al 49% en País Vasco y al 52% en Navarra. En las de régimen común el tipo más elevado llega al 48% y el más bajo se queda en el 43,5%.
En el caso del Impuesto de Patrimonio, tres comunidades tienen mínimos exentos inferiores al de la norma estatal, que es de 700.000 euros y ocho han subido las tarifas.
En Sucesiones y Donaciones, los descendientes y adoptados menores de 21 años tienen una tributación muy reducida en muchos territorios y los familiares cercanos tributan sólo de manera simbólica en los territorios forales, Canarias, Cantabria, Castilla-La Mancha, La Rioja y Madrid. Y de forma bastante moderada en Baleares, Cataluña, Galicia, Comunidad Valencia y Murcia.
El Impuesto de Transmisiones Patrimoniales tiene un tipo inferior al 7% en Madrid, Navarra y Canarias. Las forales y La Rioja tributan al 7% y el resto aplica tipos superiores. En Actos Jurídicos Documentados, País Vasco y Navarra tienen un 0,5%, Canarias y Madrid un 0,75%, y el resto aplica tipos más altos.
En cualquier caso, en 2016 las comunidades han regulado un total de 79 impuestos propios, lo que ha generado numerosos problemas de litigiosidad, según el Consejo de Economistas, y han aportado una recaudación de sólo el 2,4% de los ingresos tributarios de estos entes territoriales.