Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Contribuyente a los tres años

Lidia tiene una cuenta corriente que sus padres le abrieron cuando nació y, por ello, la niña de tres años ha recibido el borrador de la declaración de la Renta. La existencia de la cuenta es la única explicación que encuentra la madre para el error de Hacienda.
Sin embargo, hasta los 18 años ningún ciudadano puede abrir una cuenta y, en este caso, los titulares son los padres de la menor. "Yo estoy como titular de la cuenta y como adulto soy la que tendría que responder fiscalmente", explica la madre de Lidia.
El de lidia se suma a los 140.000 borradores que hacienda reconoce que ha enviado con errores. El borrador es un error porque ningún menor de 18 años puede abrir en España una cuenta bancaria sin que figuren sus padres o tutores legales, y son ellos los adultos, en este caso la madre de Lidia, la que tendría que responder ante Hacienda.
Por lo menos, la declaración de la Renta le sale a devolver doce céntimos que para su edad no está nada mal. Sus padres prefieren tomárselo a risa y ella tiene claro en que lo va a invertir: un 'chupachups'. CGS