Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Crece la confianza que los ciudadanos tienen en sí mismos para superar la crisis, según Simple Lógica

La confianza que los ciudadanos tienen en sí mismos para superar la crisis económica se ha reforzado con respecto a agosto del año pasado, hasta alcanzar los 6,5 puntos (en una escala del 1 al 10), según el sondeo del servicio de Índices de Opinión Pública (IOP) de Simple Lógica, 'partner' de Gallup en España.
Concretamente, ocho de cada diez españoles (un 81,5%) muestran un nivel de confianza medio o alto en la capacidad de los ciudadanos. Por otro lado, también ha aumentado la confianza en las pequeñas y medianas empresas (pymes)hasta el 5,6 (más de siete ciudadanos de cada diez) y en el movimiento 15M (con una confianza de 5 puntos).
En el extremo opuesto se sitúa el conjunto de bancos y cajas, que es el sector en el que los ciudadanos vuelcan menos esperanzas de cara a una recuperación económica. Su puntuación media es de 1,6 y ocho de cada diez personas expresan una confianza baja o nula en el sector financiero.
Además, otros de los organizaciones institucionales en las que menos se confía son los sindicatos (2,1 puntos), la oposición al Gobierno (2,2), el Banco de España (2,4) o el Gobierno de España (2,6).
La confianza que se declara tener en las distintas instancias presenta claras diferencias en función de la edad. Son los más jóvenes, quienes tienen entre 18 y 24 años, quienes muestran una mayor confianza en la práctica totalidad de las instancias consideradas, mientras que esa confianza desciende a medida que se incrementa la edad de los entrevistados.
También se observa que el nivel de confianza expresado en la mayoría de los organismos considerados es superior en el colectivo de entrevistados con superior nivel de estudios y entre los de clase media alta y alta, con respecto al observado entre quienes tienen estudios primarios o inferior nivel de instrucción y los entrevistados de clase media-baja o baja.