Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

DKV Seguros gana 26,7 millones en 2015, un 7% menos, por el efecto de Marina Salud

El grupo desearía completar el contrato a 15 años de Marina Salud, aunque reconoce que han pasado "muchas cosas"
Grupo DKV ha cerrado el ejercicio 2015 con un beneficio neto de 26,7 millones de euros, un 7% menos que el año anterior, debido, principalmente, a las pérdidas de 3 millones de euros de Marina Salud, el hospital de Denia participado por la aseguradora en un 65%.
También ha influido en el resultado de la compañía la provisión que ha tenido que realizar en los seguros de decesos y de vida para amortiguar el impacto que están teniendo los bajos tipos de interés.
En rueda de prensa, el consejero delegado de la compañía, Josep Santacreu, y el director general financiero de DKV, Javier Cubría, han explicado los principales indicadores de la aseguradora en 2015, que ha elevado un 3,5% su volumen total de facturación, hasta los 710 millones de euros.
El grupo también ha incrementado un 7% las primas en el ramo de asistencia sanitaria, que representa el 82% del total, hasta los 495 millones de euros. "Grupo DKV vuelve a ser la compañía que registra un mayor crecimiento de las cinco primeras del sector", ha destacado Cubría.
El directivo ha añadido que el ramo de decesos ha crecido un 2%, hasta los 49 millones de euros, mientras que los ramos de subsidios, hogar, accidentes y vida siguen decreciendo. En concreto, el ramo de enfermedad ha caído un 6%, accidentes un 11% y hogar un 11%.
INVERSIONES
Las inversiones del Grupo DKV Seguros han ascendido a 563 millones de euros al cierre de 2015 a valor de mercado, distribuidas entre renta fija (66%), inmuebles (8%), tesorería (16%), fondos de inversión (3%) y otras inversiones (3%). Las plusvalías latentes de estas inversiones alcanzaban los 60 millones de euros, 7 millones menos que hace un año.
La cobertura de las provisiones técnicas ha arrojado un superávit de más de 191 millones de euros y el margen de solvencia ha sido de un 203% sobre el exigido legalmente, señala la aseguradora.
La compañía ha conseguido sumar 209.002 nuevos clientes y ha vendido un total de 147.603 pólizas en todo el ejercicio. En total, DKV tiene 1,4 millones de asegurados, de los que 679.279 poseen un seguro de salud, un 10% más que hace un año.
Santacreu ha señalado que la aseguradora ha conseguido mejorar los objetivos incluidos en su plan estratégico en cuanto a primas y beneficio neto. El grupo ya prepara su próximo plan hasta 2020, que presentará "en un mes o mes y medio".
El directivo ha subrayado que Grupo DKV quiere crecer más que el mercado con el fin de poder tener "otro tamaño" en España. "Lo intentamos y esperamos poder dar el salto", ha apuntado.
GUERRA DE PRECIOS
El consejero delegado ha insistido en que la aseguradora ha sido una de las compañías que más ha crecido en seguros de salud "sin tirar los precios" y ha apostado por poner fin a la guerra de tarifas. "Tenemos que hacer una apuesta razonable de aumento (de precios) plazo a plazo o llegarán otros que lo harán de manera más radical", ha adelantado.
En este sentido, ha afirmado que todos los años aparecen nuevas compañías en el sector que entran con precios "fuera de lugar" y ha destacado que se está dando una tendencia "estable" de colectivizar las carteras a grupos de clientes con ofertas especiales.
No obstante, ha hecho hincapié en que una de las razones por la que el sector no ha sufrido una pérdida sustancial de clientes durante los años de la crisis es porque "la gente valora mucho lo que tiene". "Es un sector que ha aguantado muy bien porque ofrece un buen servicio y unos precios relativamente bajos", ha agregado.
De cara al futuro, Santacreu cree que tanto las aseguradoras como la sanidad privada jugarán con ventaja en los próximos diez años frente a la sanidad pública, debido a los procesos de digitalización y al cambio de cultura de las personas.
"Si jugamos bien las bazas, el sector privado tiene la oportunidad de crecer, por la flexibilidad y el foco que tiene. La sanidad pública no puede asumir lo que viene. Se puede hacer mucho, pero es complicado con una estructura funcionarial todavía muy rígida", ha añadido.
MARINA SALUD
Respecto a Marina Salud y a la posibilidad de que el grupo pueda vender a Ribera Salud la parte que posee, Santacreu ha indicado que la compañía "está obligada a tener abiertas todas las opciones", aunque la mejor sería finalizar el contrato a 15 años, pese a que han pasado "muchas cosas".
En este sentido, ha recordado que el Gobierno valenciano animó en su día a la compañía a presentarse al concurso de la concesión en este proyecto de colaboración público-privada. "Si el Gobierno actual tiene una concepción distinta, estamos dispuestos a hablar y a buscar una solución razonable para todos", ha apostillado, al tiempo que ha apelado a la seguridad jurídica para que proyectos de este tipo puedan llegar al final.