Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Deutsche Bank dice que el BCE "amenaza" al proyecto europeo y fomenta "extremismos y populismos"

El Deutsche Bank ha criticado este miércoles la política monetaria acomodaticia del Banco Central Europeo (BCE) al señalar que "amenaza" al proyecto europeo en su conjunto y fomenta "el desarrollo de extremismos y populismos".
Así se desprende de un informe publicado este miércoles por Deutsche Bank y que está firmado por el economista jefe de la entidad financiera alemana, David Folkerts-Landau, quien señala que el programa de compra de activos por valor de 80.000 millones de euros mensuales y los tipos negativos "amenazan" la estabilidad de la eurozona en el largo plazo.
"La política del BCE está amenazando el proyecto europeo en su conjunto en pos de favorecer la estabilidad financiera en el corto plazo", asevera el economista jefe de Deutsche Bank, que añade que "cuanto más tiempo" prevalezca la política actual "más contribuirá al desarrollo de ideas políticas populistas o extremistas" y, por consiguiente, "más dañará" el proyecto europeo.
En este sentido, Folkerts-Landau indica que después de siete años con una política monetaria cada vez más acomodaticia es cada vez más evidente que seguir el camino actual "pone en riesgo" la estabilidad de la zona euro en el largo plazo.
También indica que los beneficios de una política monetaria acomodaticia están disminuyendo con el tiempo, mientras se incrementa la "lista de distorsiones, perversiones y desincentivos".
"Se perjudica a los ahorradores y se premia a los especuladores. Las malas compañías sobreviven, mientras que las buenas están muy asustadas para invertir", reza un informe en el que se subraya que revertir la situación sin causar un gran daño "será cada vez más difícil".
De este modo, el banco teutón se suma a ola de críticas al BCE procedentes desde Alemania y recomienda a la institución presidida por Mario Draghi "revertir" su política monetaria, así como señala que el primer trimestre de 2017, cuando se espera que la inflación repunte hasta niveles cercanos al 1%, es un buen momento para afrontar cambios.
Además, indica que la deuda soberana a niveles de precio de mercado incentivaría a los gobiernos a implantar medidas que favorezcan el crecimiento y a alcanzar la estabilidad fiscal.
"Creemos que los consumidores y los inversores corporativos percibirían como positivo la normalización de los tipos de interés", concluye.