Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Disturbios en París en las últimas horas de una jornada de huelga general

Los manifestantes hicieron hoguerras en la calle y volcaron vehículos. Vídeo: Informativos Telecinco.telecinco.es
La policía tuvo que cargar contra los violentos, que rompieron escaparates, incendiaron papeleras y volcaron vehículos en la carretera. 22 agentes han resultado heridos leves. Hay 30 detenidos.
Fue un colofón a un día de movilizaciones que a pesar de todo no provocaron el 'jueves negro' que muchos pronosticaban. 
Aun así, las manifestaciones vividas en toda Francia han las más numerosas de la era Sarkozy, comparables a las del año 2006 en contra del Contrato de Primer Empleo (CPE) que obligó al entonces primer ministro Dominique de Villepin a retirar la medida. Según los datos del Ministerio del Interior, salieron a la calle un millón de personas, una cifra que los sindicatos elevan a dos millones y medio.
Además de la enseñanza, donde la huelga ha sido especialmente apoyada -el 48% de los profesores de primaria y el 28% en secundaria-, las principales alteraciones se han vivido en el sector del transporte público, sobre todo en el ferrocarril, que ha tenido un porcentaje de huelguistas del 36,7%, y en los aeropuertos, donde los controladores en huelga fueron el 15%. 
Dispuesto a ayudar
Las movilizaciones no han alcanzado las previsiones de los sindicatos pero han bastado para obtener una reacción del presidente Sarkozy. Ha anunciado un próximo encuentro con sindicatos y patronal para concertar el programa de reformas en 2009 y los métodos para llevarlas a buen puerto. En el comunicado se admitía que la crisis "sin precedentes" que afecta a la economía mundial provoca en Francia, como en el resto del mundo, "una inquietud legítima" y que en este periodo "particularmente difícil" los ciudadanos franceses "temen por sus empleos".
Esta crisis impone pues a los poderes públicos "un deber de escucha, de diálogo, y al mismo tiempo una gran determinación para actuar", en palabras de Sarkozy que pretende que Francia salga "más fuerte de esta prueba".
El Gobierno francés prevé hasta la fecha un crecimiento para la economía gala de entre el 0,2% y el 0,5% en 2009 pero se verá obligado a revisarlo a la baja.  Por lo que respecta al nivel de paro, Francia superó en noviembre de 2008 la barrera psicológica de los 2 millones de desempleados. Bruselas augura un porcentaje del 9,8% a finales de 2009 y del 10,6% en 2010.      LA