Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

E.ON gana un 321% más en el primer semestre de 2012

El grupo energético alemán E.ON obtuvo en el primer semestre de 2011 un beneficio neto atribuido de 2.906 millones de euros, lo que supone un 321% más que los 691 millones de euros que ganó en el mismo periodo del ejercicio anterior, que se vio penalizado por los cambios regulatorios en Alemania, según informó la compañía en un comunicado.
Por su parte, el beneficio neto subyacente de E.ON aumentó un 255% en este periodo, desde los 933 millones de euros del primer semestre de 2011 hasta los 3.313 millones de euros, principalmente debido al aumento del beneficio bruto de explotación (Ebitda). "Los cargos por depreciación, algo más bajos, junto con el gasto por intereses económicos, algo mejores, también fueron factores positivos", agrega.
En los seis primeros meses del ejercicio, la cifra de negocio de la 'utility' alcanzó los 65.402 millones de euros, un 23% más en comparación con los 53.048 millones de euros del año anterior, tras elevar un 11% las ventas de gas, mientas que las de electricidad se mantuvieron estables.
El consejero delegado de E.ON, Johannes Teyssen, destacó que los "sólidos resultados" el primer semestre de 2012 demuestran que la compañía está haciendo frente a los retos "con decisión". "Hemos renegociado con éxito nuestros contratos de compra de gas, y la transformación de nuestra compañía por medio del programa de mejora de eficiencia está avanzando según lo previsto", recalcó.
En 2011, la compañía registró pérdidas de 1.576 millones de euros en el segundo trimestre, como consecuencia fundamentalmente de los cambios en la política energética de Alemania y la "extremadamente difícil" situación de la economía, lo que le llevó a anunciar la eliminación de entre 9.000 y 11.000 puestos de trabajo en todo el mundo hasta 2015.