Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ecofin discutirá mañana el plan de Bruselas para acotar actividad de bancos 'demasiado grandes para quebrar'

Examinarán los últimos avances para completar la unión bancaria
Los ministros de Economía de los 28 discutirán mañana por primera vez durante la segunda jornada de la reunión informal que mantienen en Atenas las nuevas reglas propuestas por Bruselas para acotar la actividad de los bancos considerados 'demasiado grandes para quebrar', alrededor de 30 en toda la UE.
La principal novedad del plan de la Comisión Europea es que prohíbe a estas entidades la negociación por cuenta propia ('proprietary trading') por considerar que genera riesgos excesivos.
Sin embargo, Bruselas ha renunciado a obligar a estas entidades a separar su negocio de inversión en una entidad legal diferente de las actividades minoristas, tal y como le habían recomendado sus propios expertos en un informe elaborado por el gobernador del Banco de Finlandia, Erkki Liikanen. La separación se justificaba para garantizar que los depósitos y la garantía explícita e implícita que lleven asociada no sigan respaldando directamente actividades comerciales arriesgadas.
Desde la Eurocámara se acusa al Ejecutivo comunitario de haber cedido a las presiones de Alemania y Francia, que se oponían a nuevas restricciones a sus grandes bancos.
La propuesta de la Comisión se limita a atribuir a las autoridades de supervisión -en el caso de la eurozona, el Banco Central Europeo desde noviembre de este año- el poder de imponer a estos grandes bancos el establecimiento de una separación entre sus actividades de depósitos y ciertas actividades de negociación potencialmente arriesgadas, tras un análisis, si considera que éstas comprometen la estabilidad financiera.
No obstante, se contemplan toda una serie de excepciones que permitirán a las entidades esquivar la separación de sus actividades, por ejemplo si pueden demostrar a su supervisor que los riesgos pueden atenuarse con otras medidas.
Los ministros abordarán también el estado de los preparativos de la nueva ronda de test de estrés a la banca que realizará el Banco Central Europeo (BCE) antes de convertirse en supervisor único en noviembre y la puesta en marcha del nuevo mecanismo único de liquidación de bancos en crisis -y del fondo de 55.000 millones para financiar quiebras- que se acaba de pactar con la Eurocámara.