Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Economía-La banca atrapada en Pescanova, dispuesta a aplazar el pago del crédito de 18 millones que vence el 28 de abril

Damm y Luxempart ceden y garantizan a la banca la recuperación de 1.000 millones de deuda, lo que supone una quita de hasta el 70%
La banca atrapada en Pescanova está dispuesta a aplazar el pago de un crédito de 18 millones de euros que vence el próximo 28 de abril e incluso a inyectar nuevas líneas de liquidez a la pesquera para asegurar su continuidad, según han informado a Europa Press en fuentes conocedoras de la situación de la compañía gallega.
Dicho importe corresponde a la cuantía pendiente del préstamo concedido en junio de 2013 por la Xunta y seis bancos acreedores (Sabadell, Popular, NCG, Caixabnk, Bankia, Santander y BBVA) por 56 millones de euros, tras la declaración del concurso.
En concreto, ha sido el propio administrador concursal Deloitte el que ha solicitado una moratoria en el pago de dicho préstamo, según consta en el informe remitido al remitido al juzgado de lo Mercantil número uno de Pontevedra.
De no materializarse esta moratoria o retraso en el pago, Pescanova tendrá que afrontar el repago integral de dicha deuda a través de la tesorería disponible a 28 de abril, lo que podría mermar su capacidad de seguir financiando la operativa del grupo durante los próximos meses, hasta que se haga efectiva la inyección de los fondos considerados en el plan de viabilidad, advierte Deloitte, que, no obstante, respalda la propuesta de convenio de Damm y Luxempart.
Con el compromiso de aplazar este crédito encima de la mesa, los bancos acreedores siguen apostando por la viabilidad y la continuidad del grupo gallego y de sus filiales españolas, las cuales consideran "viables y refinanciables".
En concreto, las necesidades de financiación del grupo cuantificadas en el plan de viabilidad de Damm y Luxempart en 150 millones de euros se destinan principalmente a cubrir necesidades de financiación operativas de las filiales nacionales (26 millones de euros), filiales internacionales (54 millones de euros), costes y deuda de Pescanova (13 millones de euros), repago del 'fresh money' (18 millones de euros) y contigencias judiciales (5 millones).
A ello se suma un importe de 35 millones de euros de margen de maniobra que intenta paliar la temporalidad y estacionalidad de los negocios además de cubrir otra clase de riesgos como el hecho de que las filiales internacionales se encuentren en 'stand still' y tengan que afrontar salidas de caja.
"Podrían ponerse de manifiesto necesidades de financiación adicionales derivadas de potenciales desviaciones entre la evolución prevista del negocio y la evolución real del mismo, principalmente durante el periodo interino entre la fecha de elaboración de la propuesta de convenio y la fecha real de disposición de los fondos", advierte la consultora.
ACERCAMIENTO, PERO SIN ACUERDO.
Dicha propuesta no tiene el visto bueno de la banca acreedora, que ha presentado en paralelo su propuesta para reflotar la compañía, con una inyección de capital de 115 millones de euros y la capitalización de unos 2.000 millones de euros de deuda, lo que supondría una quita inferior al 70%, según han informado a Europa Press en fuentes conocedoras de la situación de la pesquera.
No obstante, el consorcio y la banca han intensificado en los últimos días los contactos para buscar un "punto de inflexión" y ponerse de acuerdo con el objetivo de que la compañía gallega salga adelante.
De hecho, Damm y Luxempart han cedido en sus pretensiones, con la aceptación de lo pactado inicialmente con la banca, es decir, que ésta pueda recuperar un tercio del pasivo de Pescanova, unos 1.000 millones de euros, lo que supondría una quita de entre el 60% y el 70%.
Las mismas fuentes han señalado que este objetivo estaba encima de la mesa al inicio de las negociaciones, si bien el consorcio rebajó posteriormente esta cifra a 700 millones de euros, lo que provocó la pérdida de confianza por parte de algunas entidades financieras.
"Todo está abierto, de momento no hay acuerdo, pero en un escenario u en otro, la continuidad de Pescanova está garantizada", han señalado las mismas fuentes.