Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Economistas Frente a la Crisis destaca que los datos ofrecen "muchas sombras"

Economistas Frente a la Crisis ha asegurado que los datos de la EPA publicados este jueves por el INE reflejan un comportamiento "relativamente positivo" pero ha matizado que estos datos ofrecen "muchas sombras" y que las perspectivas para 2014 "no son buenas si no hay cambios en la política económica".
Una de las sombras de las que habla la organización es que el crecimiento del empleo se concentra en el tiempo parcial, mientras que el empleo a tiempo completo registra una fuerte caída. Así, Economistas Frente a la Crisis afirma que se pierde empleo de calidad, más productivo y con mayor intensidad de ocupación y salarios, y se crea empleo más precario y marginal.
Asimismo, señala que este crecimiento de empleo se ha generado solamente en agricultura, temporal por su naturaleza, y por lo tanto, incide, "no se puede hablar de que el empleo haya comenzado a crecer".
Por otro lado, Economistas Frente a la Crisis ha subrayado que no se ha reducido la tasa de paro, que se mantiene por encima del 26%, y ha denunciado que el desempleo no se reduce por que crezca el empleo, sino por una nueva caída de la población activa.
Economistas Frente a la Crisis también ha advertido del "fortísimo" crecimiento del paro de larga duración, puesto que el número de personas que permanecen en desempleo desde hace más de un año ha crecido en 55.000 personas en el último trimestre, y en 163.000 personas en un año. Del mismo modo, la asociación ha alertado sobre el número de hogares que cuentan con todos sus miembros en paro.
Entre las debilidades que la organización encuentra para 2014 se encuentran la ausencia de crédito por parte de las entidades financieras, el debilitamiento de las exportaciones, la contracción de la demanda interna y el elevado endeudamiento público y privado.