Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ecuador teme un déficit comercial de 2.500 millones de dólares en 2009

El Banco Central de Ecuador teme que la balanza comercial del país registre en este 2009 un déficit de 2.500 millones de dólares, el primer resultado negativo en esa cuenta desde hace seis años, informó hoy la prensa local.
Karina Sáenz, gerente del Banco Central, indicó que ese posible déficit obedece al entorno de crisis financiera internacional, en declaraciones recogidas por el diario El Universo.
El comercio del país podría verse reducido en más de un 20 por ciento, ya que se calcula que las exportaciones caerán un 39 por ciento y las importaciones un 21,8 por ciento, precisa el rotativo.
Además, Sáenz explicó que el Banco Central mira con preocupación el comportamiento de la balanza de pagos y dentro de ella de "la balanza comercial no petrolera", es decir, la cesta de exportaciones sin contar las ventas de crudo, que es el producto principal y el que sostiene el comercio ecuatoriano.
Según la funcionaria, se prevé que la "balanza comercial no petrolera" en 2008 alcance un déficit de 7.566 millones de dólares, frente a los ingresos petroleros, que superan los 11.000 millones de dólares.
Asimismo, Sáenz expresó su preocupación por la liquidez del sistema financiero nacional, por lo que recordó que el Gobierno nacional busca formas de financiación en organismos regionales de crédito y en países amigos.
Ecuador ha acudido a la Corporación Andina de Fomento (CAF), al Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y al Fondo Latinoamericano de Reservas (FLAR) en busca de financiación, pero se resiste a ir al Fondo Monetario Internacional (FMI) y al Banco Mundial (BM).
El Ejecutivo de Quito también ha establecido contactos con Gobiernos amigos como los de Venezuela, Irán, China y Rusia en busca de financiación para ejecutar proyectos en sectores como el petrolero, hidroeléctrico y de vialidad, entre otros.