Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Empresario dice que a muchos cursos no fueron inspectores y duda de la concurrencia competitiva en la adjudicación

El empresario José María Pérez González, imputado en una de las piezas por supuestas irregularidades en las subvenciones a los cursos de formación, ha comparecido este martes en la comisión de investigación del Parlamento andaluz y ha aseverado que hubo "montones" de cursos de los que impartieron sus empresas que no recibieron la visita de los inspectores; además, ha dudado de que en la adjudicación de las subvenciones hubiera concurrencia competitiva.
"Ha habido diferentes épocas, en los últimos tres o cuatro años (en los que se realizaron los cursos) hubo menos inspecciones y a montones de cursos no ha ido nadie", ha dicho el empresario durante su comparecencia cuando, no obstante, no ha podido precisar cuántas de las formaciones no contaron con inspecciones 'in situ'.
Pérez ha señalado que si los inspectores hubieran ido a controlar los cursos se habrían llevado "muchas sorpresas" en aspectos como "las listas o las firmas" y ha aludido a que esas inspecciones no se realizaban tal vez "por falta de dinero" porque, según le trasladaban los propios inspectores, la Administración "no les pagaba kilometraje o dietas" sino que simplemente les ampliaba el número de días de vacaciones.
A su juicio, "todo el mundo sabe" que en los cursos de formación "han pasado cosas" y ha señalado que ve "dos varas de medir", una hasta 2008, cuando "todos los cursos se hacían y se liquidaban" y otra, después, cuando los cursos entraron en verificadores y "cada vez que se licitaba había reintegro". "¿Lo que antes no era importante ahora es importante?", se ha preguntado el veterano empresario.
En otro momento de su comparecencia, a preguntas de la portavoz de IU, Elena Cortés, ha dudado de que hubiera concurrencia competitiva en las adjudicaciones de los cursos. "De la concurrencia competitiva me sonrío porque los cursos se han dado de la forma que se han dado. Yo pedía un curso de carnicero o de olivicultura y me lo daban a mí, no sé si había concurrencia o no la había", ha asumido el empresario, que también ha advertido de que, no obstante, "prácticamente" no había ninguna otra empresa más que impartiera formación agrícola.
(HABRÁ AMPLIACIÓN)