Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Eroski negocia una canje para emisiones de aportaciones financieras, con bonos, quita y liquidez

Eroski está diseñando junto a las entidades financieras que comercializan sus aportaciones financieras subordinadas un plan para canjear dos emisiones de este producto, conocido como 'deuda perpetua', por bonos de vencimiento a largo plazo, con quita y liquidez, según han informado a Europa Press en fuentes conocederas de dicha oferta.
En concreto, dicha propuesta se hará efectiva una vez culmine el proceso de reestructuración de su deuda que el grupo negocia con los 22 bancos acreedores, a los que ha solicitado la refinanciación de 2.500 millones de euros.
Según publica este jueves 'El Correo', la opción con más respaldo implica una quita del 30%; el pago de un 15% en metálico y el 55% en bonos de Eroski a 12 años. Las aportaciones financieras de Eroski, que alcanzan un importe de 660 millones de euros, están colocadas entre unos 30.000 inversores.
Ante esta situación, La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha decidido suspender cautelarmente, con efectos inmediatos, la negociación en el mercado de renta fija de estas dos emisiones de aportaciones financieras subordinadas Eroski.
El organismo supervisor de los mercados ha adoptado esta decisión al concurrir circunstancias que pudieran perturbar el normal desarrollo de las operaciones sobre dichos valores.
A finales del pasado año, Eroski logró el respaldo "absoluto" de las entidades financieras a su plan estratégico de negocio, que culmina en 2016, para refinanciar su deuda por importe de 2.500 millones de euros.
En concreto, el grupo de distribución consiguió el apoyo de las 22 entidades acreedoras a dicho plan de negocio con la refinanciación de su deuda. El presidente de la firma, Agustín Markaide, se comprometió a seguir reduciendo el pasivo de la compañía, tras haberlo hecho en 1.200 millones de euros en los últimos cinco años.
Para ello, Eroski abogó por la mejora del equilibrio económico financiero, con la generación de recursos procedentes de la actividad comercial, que se ha traducido en un resultado bruto de explotación (Ebitda) recurrente de 300 millones de euros anuales.
Asimismo, el grupo de distribución, según explicaron las mismas fuentes, retomará la venta de activos inmobiliarios, que paralizó en 2011 con el 'bloqueo' del mercado inmobiliario en España.
Desde Eroski aseguraron además en ese momento el próximo pago a los suscriptores de las aportaciones financieras subordinadas, previsto para el próximo 31 de enero, ya que dicha retribución es independiente de los beneficios del grupo de distribución.