Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España crecerá menos que la eurozona durante años y el paro no bajará del 21% en el próximo lustro, según FMI

La economía española registrará durante los próximos años una de las recuperaciones menos vigorosas entre los países de la zona euro, lo que no permitirá reducir la tasa de paro más allá del 21,8% en 2019, según reflejan los pronósticos a más largo plazo del Fondo Monetario Internacional (FMI).
Si bien la institución internacional ha revisado al alza sus previsiones de crecimiento para España en 2014 y 2015, hasta el 0,9% y el 1%, respectivamente, lo que supone una mejora de tres décimas para este año y de dos para el siguiente respecto a su anterior pronóstico, las proyecciones del FMI anticipan una salida de la crisis a un ritmo inferior a la media de la eurozona.
Así, ya en 2015 entre los socios del euro España sólo crecerá más que Eslovenia y Chipre, países a los que la entidad internacional asigna un crecimiento del PIB el próximo año del 0,9%, mientras que para el conjunto de la zona euro la expectativa de expansión es del 1,5%.
De cara a los siguientes ejercicios, el FMI espera que la economía española crezca un 1,1% en 2016, cuando será el país de la eurozona con menor crecimiento, y un 1,2% en 2017, en línea con el dato de Italia.
Asimismo, para 2018 los pronósticos del FMI anticipan que la economía española mantendrá estable en el 1,2% su expansión, sólo por delante del país transalpino, mientras que en 2019 acelerará su crecimiento al 1,3%, en línea con el dato previsto para Alemania y por encima de Italia.
De este modo, en el horizonte temporal analizado por el FMI España no logrará igualar la media de crecimiento de la eurozona, que entre 2015 y 2019 se situará en el 1,5%.
LENTA RECUPERACIÓN DEL EMPLEO.
Como consecuencia de la debilidad de la recuperación prevista para España, el FMI augura que la reducción del desempleo también se llevará a cabo de manera gradual y no se volverá en los próximos años a los niveles previos a la crisis.
La institución dirigida por Christine Lagarde prevé que la tasa de paro en España, que cerró 2013 en el 26,4%, se reduzca al 25,5% este año y al 24,9% el siguiente, mientras que para 2016 estima un 24,2% y un 23,4% en 2017.
De cara a 2018 la previsión del FMI es que la tasa de desempleo descenderá hasta el 22,6% y que un año después el paro baje hasta el 21,8%, un nivel similar al registrado en 2011 y lejos del 8,3% existente en 2007, antes de la crisis.
En el conjunto de la eurozona, la tasa de paro, que cerró 2013 en el 12%, se situará este año en el 11,9% y bajará al 11,5% el siguiente, mientras que en 2016 caería al 11%, hasta el 10,6% en 2017 y al 10,2% en 2018 para situarse en el 9,8% en 2019.