Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España presenta la tercera tasa de empleo más baja de la UE para recién graduados

España tiene la tercera tasa de empleo más baja de la Unión Europea (UE) para recién graduados, con un 68%, sólo por delante de la que presentan Italia (52,9%) y Grecia (49,2%), según un informe del Instituto de Estudios Económicos (IEE) a partir de datos de Eurostat.
La tasa española se encuentra diez puntos por debajo del promedio europeo, que se situó a cierre de 2016 en el 78,2%, lejos del 82% que se registraba a comienzo de la crisis pero por encima del mínimo del 75,4% alcanzado en 2013.
Los países europeos que ofrecen la mayor tasa de empleo a los recién graduados, con un nivel educativo mínimo de enseñanza secundaria superior, son Malta (96,6%), Alemania (90,2%) y Países Bajos (90,1%).
Con tasas de entre el 80% y el 88% se encuentran Austria, Suecia, República Checa, Luxemburgo, Hungría, Reino Unido, Dinamarca, Lituania, Letonia, Bélgica y Polonia. Eslovaquia e Irlanda, por su parte, se sitúan en la banda del 79%.
Por debajo del promedio europeo del 78,2% aparecen Finlandia, Estonia, Eslovenia, Portugal, Chipre, Croacia, Bulgaria y Francia, con tasas superiores al 70%, mientras que Rumanía se queda en el 69,3%. Los últimos tres países de la tabla, con las menores tasas de empleo para recién graduados, son España, Italia y Grecia.