Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El FMI prevé que más países europeos recurran a sus fondos

El Fondo Monetario Internacional (FMI) prevé que más países de Europa del Este se verán abocados a recurrir a sus fondos a medida que se extiende la crisis, dijo hoy el director de su departamento en el viejo continente, Marek Belka.
Al mismo tiempo, Belka urgió a la Unión Europea (UE) a proporcionar más liquidez a las naciones en su frontera este, que han sufrido un golpe tremendo en los últimos meses por la crisis económica.
El FMI ha firmado acuerdos crediticios hasta ahora con Hungría, Ucrania, Islandia, Pakistán, Letonia y Bielorrusia, y negocia otro con Turquía.
Con sus altos déficits por cuenta corriente en los últimos años, sus elevados flujos de capital y un crecimiento del crédito a veces exorbitante, Europa del Este ha sido una de las regiones más afectadas por la crisis.
En Ucrania, por ejemplo, el Producto Interno Bruto (PIB) cayó un 20 por ciento en enero en comparación al mismo mes del año anterior, según dijo hoy Anders Aslund, un experto del Instituto Peterson de Economía Internacional, en una conferencia en la Universidad George Washington.
En estas circunstancias, el FMI cree que más países de Europa del Este llamarán a su puerta, ante la disminución del crédito de fuentes privadas.
"Habrá más países que decidirán que es hora de recurrir al FMI", dijo en la universidad Belka, ex primer ministro de Polonia.
El funcionario del FMI urgió a la UE a aumentar el programa de ayuda a países con problemas en su balanza de pagos, pues los 25.000 millones de dólares con los que cuenta ahora "puede que no sean suficientes".
También apuntó que el Banco Central Europeo (BCE) actualmente no hace intercambios de moneda con los países del Este, pero que "eso puede cambiarse".
Pese a los graves problemas de la región, Belka descartó que algún país llegue a suspender los pagos de su deuda.
"No veo ningún peligro de que incluso el Gobierno en la situación más precaria no obtenga financiación externa", sostuvo.
En cambio, la argentina Graciela Kaminsky, profesora de economía de la Universidad George Washington, admitió en la conferencia no estar tan convencida de ello.
A su juicio, crisis anteriores demuestran que los Gobiernos pueden tener una deuda manejable al principio pero, si se ven obligados a rescatar al sector privado con la inyección de dinero público, pueden llegar eventualmente a la insolvencia.