Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El FMI destaca que una recuperación "más fuerte" de la prevista en España ayuda a la consolidación fiscal

El Fondo Monetario Internacional (FMI) sigue creyendo que España no cumplirá con sus objetivos de déficit marcados en 2014 y 2015, como ya adelantó en julio, pero considera que una recuperación más fuerte de la prevista está ayudando al proceso de consolidación fiscal en el país.
"En España, después del gran ajuste, una recuperación más fuerte de la prevista está ayudando ahora a los esfuerzos de consolidación", señala el Fondo Monetario Internacional en la nueva edición del informe 'Fiscal Monitor'.
Las nuevas perspectivas del FMI mantienen que España incumplirá sus objetivos de déficit del 5,5% para este año y el 4,2% para 2015 con un desequilibrio del -5,7% del PIB en 2014 y del -4,7% en 2015, los mismo porcentajes que apuntaba la institución en julio en su artículo IV de España, aunque dos décimas mejor que los recogidos en la edición del informe de abril.
Asimismo, el déficit presupuestario español en 2016 se situará, según el Fondo, en el 3,8%, un punto por encima del objetivo pactado, mientras que será en 2017 cuando España logre bajar su déficit del 3%, hasta el 2,9%, que en 2018 descenderá al -2,2% y al -1,8% en 2019.
El Fondo explica que para elaborar sus previsiones ha tenido en cuentas las medidas especificadas en el Programa de Estabilidad 2014-2017, las revisadas recomendaciones de política fiscal del Consejo Europeo de junio de 2014 y el presupuesto de 2014 aprobado en diciembre de 2013.
Respecto al ratio de deuda pública de España, el FMI también reitera que rondará el 99% del PIB este año y subirá al 101,1% el próximo año, manteniéndose ligeramente por encima del 100% del PIB hasta 2019, cuando la deuda bajaría al 99,6% del PIB, con un máximo del 102,1% en 2016 y 2017.
En este sentido, añade que unos menores costes de endeudamiento han mejorado la perspectiva de deuda para muchas economías, y "de forma marcada en algunas". Así, pone de ejemplo los casos de Irlanda y España, donde los ratios previstos para 2018 son ahora ocho y cuatro puntos porcentuales más bajos que lo previsto hace un año, respectivamente.
El FMI agrega que unos diferenciales de la deuda soberana en mínimos históricos han dado un "útil" margen de maniobra a muchos países, pero advierte de que siguen expuestos a riesgos de cambios repentinos ya que, en algunos casos, los diferenciales son inferiores a los que la situación del país justifica.