Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Faura (Telefónica) cree que España debe usar mejor las nuevas tecnologías para ser competitiva

El director general de Telefónica en Cataluña, Kim Faura, ha asegurado este martes que España no tiene un problema de infraestructuras tecnológicas, por lo que ha animado a los distintos agentes a sacar provecho de ellas para ganar competitividad.
"La revolución digital es tan importante y trascendente como en su día lo fue la industrial, donde la electricidad jugaba papel fundamental para la eficiencia", ha asegurado durante su intervención en una mesa redonda celebrada en el marco de la Jornada sobre Economía Industrial de la Fundación Gremio de fabricantes de Sabadell (Barcelona).
Faura ha puesto como ejemplo el trabajo en materia de 'big data' que lleva a cabo el centro de investigación de Telefónica en Barcelona, que es capaz de gestionar de forma masiva los datos de los usuarios de telefonía para gestionar de manera más eficiente el tráfico, el comercio y el turismo, entre otros.
También ha señalado otros sistemas para monotorizar el proceso de envío de mercancías --ganando con ello eficiencia y detectando posibles errores en la cadena de distribución--, así como nuevas tecnologías para predecir la evolución de las enfermedades en determinados pacientes.
El consultor economista y miembro del Consejo Asesor de la Fundació Gremi, Miquel Puig, ha afirmado que otros de los factores en los que España no es lo bastante competitiva son "la pereza" por salir al exterior, la falta de visión a largo plazo y la apuesta excesiva por el turismo y la construcción en detrimento de la industria.
Según ha asegurado, el fomento de las compañías de gran tamaño sería un error, dado que los países más competitivos tienen algunas empresas grandes, pero sobre todo "empresas medianas muy obsesionadas por el producto de calidad, la tecnología avanzada y la internacionalización".
Por su parte, el decano del Colegio de Economistas de Cataluña, Joan B. Casas, ha señalado la burocracia, los constantes cambios legislativos, las deficientes carreteras, la morosidad y el alto precio de la energía como algunos de los factores que lastran la posición de España en esta materia.
"O vamos hacia un modelo energético sostenible, o continuaremos teniendo una piedra en la mochila de la competitividad", ha concluido.