Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Feijóo ve "inútil" el plante de Cataluña y Andalucía y cree que es el "peor" servicio al Estado de las Autonomías

El presidente lamenta que se "abone" el mensaje de que las autonomías son "el problema" y proclama que "Galicia no lo es"
El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha criticado con dureza el plante de Cataluña y Andalucía en la última reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) que tuvo lugar este martes, al considerar que esta decisión es "inútil" para los ciudadanos de ambas comunidades y supone el "peor servicio" que se puede prestar al Estado de las Autonomías.
"Que dos comunidades tan importantes se declaren en rebeldía es el peor servicio que se puede hacer al Estado autonómico y yo soy un defensor del mismo", ha advertido Núñez Feijóo, en la rueda de prensa posterior al Consello de la Xunta, en la que ha considerado que "dialogar" es acudir a los "foros" de debate y ser "el último en levantarse de la mesa".
En el polo opuesto, aunque "comprende las dificultades" que sufren el resto de comunidades porque "Galicia las ha gestionado" en los últimos años, ha situado la "grave" decisión de Cataluña y Andalucía. De hecho, les ha advertido de que no acudir al CPFF "no es el mejor método" para "evitar los impagos, ni para solventar la deuda y cumplir el déficit".
"No participar en el CPFF no supone que se pague una sola factura más, ni que se mejoren las tensiones de liquidez y la solvencia de las haciendas autonómicas que no van", ha alegado, para añadir que no resulta "útil" para los ciudadanos andaluces ni para los catalanes y tampoco para las empresas que tienen deudas con ambas comunidades. "En mi opinión, no es útil para nadie", ha aseverado.
Además, ha insistido en que no puede "compartir" esta "grave decisión" porque "pone en cuestión" el Estado autonómico y "abona el mensaje" de que las autonomías "son el problema" de la crisis, cuando "no lo son". "Galicia no lo es y si todas las comunidades tuvieran su déficit, ayer no hubieran existido los problemas que hubo", ha aseverado.
"MUY DECEPCIONADO"
"Muy decepcionado" con la actitud de Cataluña y Andalucía, el jefe del Ejecutivo ha defendido que "dialogar" pasa por acudir a los "foros" de debate, "no dejar la silla vacía" y ser "el último en levantarse de la mesa".
Así, ha vinculado la actitud de los gobiernos de ambas comunidades con la de dirigentes a quienes "no interesa el Estado" sino solo sus políticas autonómicas y que buscan "echar la culpa de la crisis a alguien".
En este escenario, ha instado a los dirigentes andaluces y catalanes a acudir al PSOE a plantearle "este tipo de disgustos", para defender que la "imagen" que hay que trasladar a Europa es que "se cumplen las leyes" y que, aunque "se puede discrepar", en España "hay Estado de Derecho" del que son "garantes" sus dirigentes políticos.
"No creo que sea bueno en este momento enviar mensajes que produzcan aún más desasosiego en familias y parados", ha zanjado el presidente.