Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fenadismer rechaza la 'ecotasa' francesa por uso de carreteras que afectará a 100.000 camiones españoles

La Federación Nacional de asociaciones de Transporte de España (Fenadismer) ha mostrado este miércoles su rechazo a la 'ecotasa' que Francia ha anunciado por el uso de las carreteras en su territorio al considerarla una medida discriminatoria que afectaría a 100.000 camiones españoles.
El Gobierno francés llevará a cabo en los próximos 5 años un ambicioso Plan de Infraestructuras, especialmente en el desarrollo de nuevas líneas del tren de alta velocidad (TGV) así como de transporte fluvial y algunas carreteras de alta capacidad, con un coste estimado de 10.000 millones de euros que pretende financiar mediante el establecimiento de una tasa a los camiones pesados por la utilización de las carreteras francesas.
Fenadismer ha recordado que España será uno de los países más afectados por la 'ecotasa', con más de 100.000 camiones españoles autorizados para realizar transporte internacional, al considerar que supondría "un importante incremento del precio final de la mercancía al situarlo en los mercados centrales europeos, y por tanto, una pérdida de competitividad frente a los productos de terceros países".
Asimismo, ha denunciado que el sector del transporte por carretera ya aporta suficientes recursos a las arcas públicas francesas vía impuestos, ya que, según ha recordado, el Gobierno francés acordó establecer en 2016 una impuesto adicional de 4 céntimos por litro sobre los carburantes, en sustitución de la fallida ecotasa, lo que le ha permitido recaudar anualmente más de 6.000 millones de euros.
Esta sería la quinta vez que el Gobierno francés intenta establecer la imposición de la ecotasa a los camiones tanto nacionales como extranjeros que transiten por sus vías, después de los sucesivos aplazamientos llevados a cabo en los años 2013, 2014 y su posterior suspensión definitiva en 2015 tras las movilizaciones llevadas a cabo por los transportistas y agricultores franceses.