Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fitch dice que el veto de la CE a la venta de O2 no afectará al rating de Telefónica

La agencia de calificación crediticia Fitch ha afirmado que el veto de la Comisión Europea (CE) a la venta de O2, filial británica de Telefónica, a Hutchison no afectará al rating de la teleco española, situado en 'BBB+', en grado de inversión, con perspectiva 'estable'.
"El rating de Telefónica se basa en el desarrollo orgánico del negocio y excluye el impacto de cualquier actividad potencial de fusiones o adquisiciones", ha indicado la agencia en un comunicado.
Fitch considera que las operaciones de Telefónica en España, así como las sinergias de las adquisiciones en Alemania y Brasil están progresando "bien", pero la "debilidad continuada" en Latinoamérica por unas devaluaciones de la moneda combinadas con las inversiones actuales en la red están "conteniendo la capacidad de la compañía de desapalancarse en el corto plazo basada en la generación orgánica de 'cash flow'".
En opinión de la agencia, Telefónica tiene varias opciones para "reducir inorgánicamente el apalancamiento". La compañía ya ha anunciado su intención de sacar a Bolsa Telxius, considerar opciones para incorporar activos no-core a su catálogo de inversión y continuar explorando soluciones alternativas para su activo británico.
Según Fitch, esto podría complementarse, además, con la emisión de valores híbridos "si las condiciones del mercado lo permiten".
La agencia ha añadido que O2 UK es un "activo clave" en el mercado de telecomunicaciones británico, pero la ejecución de la mejor opción de valor "puede llevar tiempo".
La CE ha vetado este miércoles la venta de O2 a Hutchison al considerar que la adquisición provocaría una subida de precios, perjudicaría la innovación en el sector de las comunicaciones móviles y afectaría a las posibilidades de elección de los consumidores de Reino Unido.