Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fitch avisa a Portugal de que la falta de realismo en sus presupuestos puede resultar en una bajada de rating

La agencia de calificación crediticia Fitch ha advertido al Gobierno de Portugal de que las premisas sobre las que ha formulado el proyecto de presupuestos para 2016 pueden resultar poco realistas, lo que podría desembocar en una rebaja de rating en caso de producirse un menor crecimiento o una trayectoria de deuda menos favorable de lo estimado que afectara negativamente a las cuentas públicas.
"La propuesta de presupuestos del Gobierno para 2016 busca mantener la consolidación fiscal, pero está fundamentada sobre previsiones de crecimiento, ingresos y gastos que pueden resultar poco realistas", apunta la calificadora de riesgos.
En concreto, el Gobierno de Portugal contempla un déficit presupuestario del 2,6% del PIB para 2016, una cifra superior al 1,8% que pretendía alcanzar la anterior coalición de Gobierno de centro derecha.
Entre los riesgos a la baja en el medio plazo, Fitch señala que las perspectivas de Lisboa dependen del mantenimiento de la recuperación económica. Así, el Gobierno luso prevé una expansión del PIB del 2,1% en 2016, mientras la agencia es menos optimista con una expectativa de crecimiento del 1,7%.
Asimismo, el Gobierno portugués espera que la ratio de deuda pública bajará al 126% del PIB a finales de año, frente al 127,9% estimado por Fitch, siempre en función del cumplimiento completo de las medidas de consolidación.
"Algunas de las medidas de la propuesta carecen de detalles, sin aclarar cómo el Gobierno conciliará su objetivo de moderación fiscal con su compromiso electoral de revertir la austeridad", apunta la agencia.
A este respecto, Fitch recuerda que dar marcha atrás en los recortes de sueldos en el sector público tendría un coste de unos 446 millones de euros, mientras que no hay detalles sobre cómo se compensaría esta cantidad para cumplir los objetivos de consolidación fiscal.
"Las finanzas públicas y la política fiscal son cuestiones clave para el rating 'BB+/positivo' de Portugal", afirma Fitch, que advierte de que una relajación fiscal que diera como resultado una trayectoria de deuda menos favorable "podría llevar a una acción negativa de rating, así como podría también un crecimiento más débil que tuviera un efecto negativo en las cuentas públicas.