Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Fondo de Pensiones Canadá lanza una opa por el socio Ferrovial en la autopista de Toronto

El consejero delegado de Ferrovial, Íñigo Meirás. EFE/Archivotelecinco.es
El Comité de Planes de Pensiones de Canadá (CPPIB, por sus siglas en inglés) ha presentado una oferta para adquirir la totalidad del capital del grupo australiano Intoll, que posee un 30 por ciento de la autopista de Toronto 407-ETR, controlada mayoritariamente por la española Ferrovial.
La oferta, que asciende a 3.100 millones de dólares, supone valorar la autopista canadiense en unos 7.200 millones de euros, según fuentes del mercado consultadas por Efe.
Esto supondría disparar la cuantía del 10% del capital de la 407-ETR que la constructora presidida por Rafael del Pino ha puesto a la venta dentro de su estrategia de desinversiones para reducir deuda, y por el que espera recibir ofertas vinculantes entre el 12 y el 20 de julio.
Después de casi tres horas de negociación en la Bolsa española, los títulos de Ferrovial se disparaban en bolsa un 8,9% y se intercambiaban a 6,45 euros, frente a los 5,925 euros a los que terminó la sesión de ayer.
En la jornada de hoy las acciones de Ferrovial llegaron a revalorizarse un 10,5%.
En concreto, la participación del 53,2% de la autopista que posee Ferrovial está valorada en 3.850 millones de euros, mientras que el 16,77% restante pertenece al grupo SNC Lavallin.
El CPPIB indicó en un comunicado que la participación de Intoll en la 407 ETR representa "la mayoría de sus activos", junto con el 25% que posee en la autopista Westlink M7, al oeste de Sydney (Australia).
El fondo de pensiones canadiense añadió que la operación, que deberá ser aprobada por los accionistas de Intoll, se someterá a partir de hoy y durante tres semanas a un proceso de evaluación de activos ("due dilligence") que confirme que la compra de la firma australiana no afectará negativamente a sus contratos materiales, entre ellos a sus concesiones de proyectos.
Por su parte, el presidente de Intoll, Paul McClintock, señaló en una nota que la dirección de la compañía "aún no se ha formado una opinión sobre la adecuación de la oferta".