Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Francia prepara rebajas fiscales para los hogares de bajos ingresos y medidas para impulsar la vivienda

El Gobierno francés tiene previsto anunciar pronto medidas que impulsen el sector de la construcción y reduzcan los impuestos a los hogares con menos ingresos, según ha adelantado el secretario de Estado de Asuntos Europeos, Harlem Desir.
Las medidas de alivio fiscal es una de las opciones que se contemplan desde que el Gobierno dijera que intentaría encontrar una solución que sustituyera a las rebajas de las cotizaciones sociales a los que menos ganan que fueron rechazadas por el Tribunal Constitucional este mes.
"Pronto se anunciarán medidas urgentes. En los próximos días propondremos nuevas medidas de alivio fiscal para los hogares de bajos ingresos", aseguró Desir en una entrevista concedida a BFM TV.
El secretario de Estado declinó confirmar si algunas de estas medidas se anunciarán en el Consejo de Ministros que se celebrará mañana miércoles, el primero tras las vacaciones de verano, pero indicó que se está hablando de varias opciones, como, por ejemplo, un incremento de los beneficios sociales.
El sector inmobiliario ha sido uno de los mayores problemas para el Gobierno, ya que las viviendas iniciadas en Francia ha caído hasta su nivel más bajo en 16 años, un serio lastre para la economía que los promotores inmobiliarios achacan en parte a la regulación que entró en vigor este año para establecer límites de alquiler en ciudades con más de 50.000 habitantes.
"No podemos aceptar que el sector inmobiliario siga estando encallado", añadió Desir, quien subrayó que esta actividad es una prioridad para crear empleo y acelerar el crecimiento, después de que conocerse que la economía gala se estancó en el segundo trimestre.
Por otro lado, el secretario de Estado volvió a pedir a sus socios europeos que concedan a Francia un poco más de margen de maniobra para cumplir sus objetivos de déficit y a la UE y el Banco Central Europeo (BCE) que hagan más por impulsar el crecimiento.
"El BCE debe tener una política más valiente", dijo Desir, quien reiteró la petición del Gobierno galo a Jean-Claude Juncker para que ofrezca más detalles sobre su compromiso de crear un programa de inversión público-privado por valor de 300 millones de euros en los próximos tres años.