Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Garamendi (CEOE) afirma que es el momento de "relajar un poco el cinturón" de la moderación salarial

El vicepresidente de CEOE y presidente de Cepyme y Confemetal, Antonio Garamendi, ha afirmado este lunes que ha llegado el momento de "relajar un poco el cinturón" de la moderación salarial, y ha advertido de que el impasse político actual es "malo" y hay inversiones "de calle" paralizadas.
Así lo ha señalado durante su intervención en el encuentro 'Diálogos de Internacionalización', en el que ha opinado que la situación política de España es "la historia de un fracaso", ya que el país contaba con una evolución "potente", al crecer por encima del 3%, haberse creado un millón de empleos y pasar de ser el sexto país exportador al segundo.
Garamendi ha advertido que ante "amenazas" como la evolución del precio del petróleo o de la economía asiática, "que se dé esta situación no es bueno", si bien considera que no se puede decir que España va "horriblemente mal" porque supondría un "mensaje espantoso".
"La situación de impasse, que no tengamos Gobierno, sea del signo que sea, es malo y creo que no se entiende", ha apuntado Garamendi, quien ha criticado que "muchas veces" haya motivos personales que provocan la falta de entendimiento entre la clase política.
No obstante, ha indicado que, al final, la "mejor solución" es la repetición de elecciones, cuyos resultados "se tendrán que interpretar de una manera diferente", porque "no vamos a ir a unas terceras".
"Vamos a pasar del Estado del bienestar al bienestar sin Estado, igual estamos más cómodos así porque para que nos legislen mal, igual estamos mejor", ha ironizado.
Frente a la falta de acuerdo entre los partidos, Garamendi ha valorado la capacidad de negociación de las patronales empresariales y los sindicatos, que ha propiciado una paz social que "ha sido definitiva en estos años de crisis". "A pesar de las posturas enfrentadas y complicadas en muchos casos, nos queremos", ha apostillado Garamendi ante el secretario general de CC.OO., Ignacio Fernández Toxo, y el exsecretario general de UGT, Cándido Méndez, presentes en el acto.
Respecto al perjuicio de la incertidumbre política de cara a las inversiones, Garamendi ha señalado que las inversiones lanzadas y previstas "se están realizando", sin embargo las inversiones "de calle" "sí están paradas porque no sabemos muy bien donde vamos".
TEMEROSOS POR EL FUTURO DE LA REFORMA LABORAL
En esta línea, ha reconocido que "muchos" empresarios están "temerosos" por saber el futuro de la reforma laboral, ya que necesitan saber "cuál es la posición" y "tener claro" la normativa laboral.
Por ejemplo, se ha referido a algunas propuestas de Podemos en materia de cotizaciones sociales, que conllevarían un coste añadido de unos 48.000 millones, lo que ha provocado que "hayan llamado multinacionales diciendo que si eso pasa se van de aquí, porque es un coste inmenso para las empresas". "Las situaciones de inseguridad son situaciones que no benefician absolutamente a nadie", ha enfatizado.
No obstante, ha matizado que "la reforma laboral habría que reformarla", porque "se ha judicializado en exceso" y actualmente la "indefinición" de la norma "es un riesgo hoy en día para las inversiones".
En cualquier caso, ha destacado que la reforma laboral ha conseguido salvar "muchas empresas", y ha pedido que se deje a los empresarios y sindicatos "hacer lo que nos toca" porque "cuando hacemos las cosas, no las hemos hecho tan mal". "Cederemos nosotros, los trabajadores y ganaremos todos", ha remarcado.
En cuanto a los salarios, Garamendi ha aseverado ser un "firme defensor" de la moderación salarial en las pymes, porque "ha sido fundamental para la competitividad", si bien ha apuntado que "ha llegado el momento de soltar un poco el cinturón" de dicha moderación, así como "avanzar en transparencia".
"Nos sentaremos, la mesa se abrirá, todavía no está abierta". "La vocación siempre es posibilista, pero no puedo adelantar posiciones", ha apuntado.
En este punto, se ha referido a las elevadas cotizaciones sociales, un 30% superiores a las de Europa, y ha afirmado que si éstas fuesen como las del resto de países comunitarios, los salarios subirían.
PIDE MÁS BASES IMPONIBLES Y MENOS IMPUESTOS.
El vicepresidente de CEOE y presidente de la patronal de las pymes ha abogado por bajar un 30% los costes empresariales e igualarlos al resto de Europa, y ha defendido que "hay que recaudar más, porque tiene que entrar a pagar la gente que no paga".
"Somos partidarios de más bases imponibles con menos impuestos, porque cuanto menos impuestos hay más consumo y más inversión", ha explicado Garamendi, quien ha criticado que el Gobierno no haya tocado el "abuso" del Impuesto de Patrimonio, que a su juicio se debe eliminar, ya que "no incentiva mucho" que si un negocio marcha bien, el Estado se quede el 65% del beneficio.
Otro de los impuestos que ha dicho no compartir es el Impuesto de Sucesiones, de forma que ha pedido que en la campaña electoral se hable "más de gestión y menos de gasto" y se explique de donde saldría el presupuesto para determinadas propuestas. "Hay muchos gastos que igual sobran, hay muchas transferencias a comunidades autónomas y sin embargo el personal del Estado sigue siendo el mismo", ha sentenciado.
De esta forma, ha pedido combatir el fraude fiscal, porque "hay un montón de miles de millones de euros" que estarían disponibles para la Seguridad Social si se combatiese el fraude, como, por ejemplo, el de las bodas celebradas en fincas ilegales, que alcanza el 40% en Madrid.
Asimismo, ha defendido que la economía colaborativa "pague impuestos como todos los demás", ya que lo contrario supone "competencia desleal".