Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno reitera a Altadis que mantiene abiertas las ayudas para evitar el cierre de Logroño

Desconoce si entre las razones del cierre influye la prohibición impuesta por el Estado Islámico de fumar en Irak y Siria
El ministro de Industria en funciones, José Manuel Soria, ha indicado que mantiene a disposición de Altadis las herramientas y las ayudas de las que dispone el Departamento que encabeza en el caso de que la tabaquera reconsidere el cierre de la planta de Logroño.
"Nos reunimos con Altadis hace unos días en el Ministerio y les ofrecimos las distintas herramientas que hay a disposición de las empresas industriales como son los planes de competitividad y de reindustrialización, pero me dijeron que la decisión de cierre era irreversible", ha asegurado Soria a los medios, tras la presentación de la Guía de Ciberseguridad para los negocios.
El titular de Industria ha reiterado a la tabaquera que las "ayudas siguen abiertas" y a "disposición de Altadis" en el caso de que reconsideren el cierre de la planta en Logroño.
Soria ha desvelado que desconoce si entre las razones de la compañía para el cierre figura que la imposición del Estado Islámico de prohibir fumar en Irak y Siria.
"Me explicaron que las causas se deben a una caída de ventas en los mercados tradicionales a los que van destinadas la fabricación, que se hace en Logroño, y una gran parte sí que iba a Oriente Medio, pero desconozco si exactamente está vinculado a eso", ha explicado Soria.
Altadis anunció la semana pasada el cese de la actividad de la fábrica de cigarrillos rubios y negros de La Rioja el próximo 30 de junio de este año tras poner en marcha un plan de reestructuración que afectará inicialmente a 471 empleados.
Dicho plan, que afectará al 46% del total de la plantilla de Altadis, integrada por 1.021 empleados, se aplicará en las áreas de Finanzas y Ventas y de Producción.
El objetivo del plan es evitar la pérdida de eficiencia y competitividad de la compañía ante la compleja situación que atraviesa el mercado del tabaco en España y en otros mercados. En España, concretamente, ha sufrido una caída de ventas en volúmenes de cigarrillos de más del 45% en los cinco últimos años.