Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno de Bolivia dice que la caída de las remesas en el primer trimestre fue "leve"

El Gobierno boliviano señaló que será necesario hacer un seguimiento a las cifras, aunque consideró que "no hay por qué alarmarse excesivamente" por la caída de las remesas. EFE/Archivotelecinco.es
El Gobierno de Bolivia afirmó hoy que la caída de las remesas registrada en el primer trimestre de este año fue "leve" en comparación con lo que sucede en otros países de la región.
En una conferencia de prensa, el ministro boliviano de Economía y Finanzas Públicas, Luis Arce, sostuvo hoy que el 9,2 por ciento de descenso entre enero y marzo "es una cifra pequeña", si se considera que en 2008 las remesas enviadas al país superaron los 1.000 millones de dólares.
"Si uno compara lo que está ocurriendo en Bolivia con otros países, nosotros estamos siendo beneficiados porque las remesas han disminuido levemente, en nueve por ciento, una cifra absolutamente manejable", afirmó Arce.
El ministro citó el caso de algunos "países centroamericanos", donde los envíos de dinero de los emigrantes se han reducido "en cuarenta, en cincuenta por ciento".
El Banco Central de Bolivia (BCB) informó esta semana que las remesas que recibió el país en el primer trimestre del año llegaron a 236,7 millones de dólares, 24 millones menos que los 260,7 registrados en el mismo período de 2008.
Analistas alertaron de que este descenso impactará en el consumo de las familias bolivianas que subsisten con estos recursos y también en la economía nacional, pues las remesas son una importante fuente de ingresos para el país.
No obstante, el Ejecutivo aseguró que el valor de las remesas "no es un porcentaje elevado" del Producto Interior Bruto (PIB).
El Gobierno señaló también que será necesario hacer un seguimiento a las cifras, aunque consideró que "no hay por qué alarmarse excesivamente" por la caída de las remesas.