Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno autorizará la venta de la pesca que se obtenga mientras se lleva a turistas en el barco

El Gobierno permitirá que los pescadores que compatibilicen su actividad ordinaria con actividades de pesca-turismo puedan vender posteriormente el producto obtenido, si bien habrá de regularse reglamentariamente en qué condiciones se comercializa.
Así se recoge en una de las once enmiendas que el PP ha registrado al proyecto de ley de Pesca Marítima, que en su conjunto ha recibido más de un centenar de propuestas de modificación de los grupos del Congreso. Todas ellas se debatirán en la Comisión de Agricultura que, a final de mes, aprobará con competencia legislativa plena el texto antes de enviarlo al Senado.
De hecho, la intención del PP, según ha confirmado a Europa Press, su portavoz de Pesca, Joaquín García Díez, es poder llegar a acuerdos sobre algunas de las enmiendas para aprobar un texto consensuado con el máximo respaldo posible, y a esa negociación se dedicará durante las próximas dos semanas.
ENMIENDAS 'POPULARES'
Lo que entrará seguro en el proyecto de ley son las propuestas 'populares', que recoge Europa Press, entre las que destaca la decisión de incluir un apartado en el artículo sobre los requisitos para practicar pesca-turismo que contemple la regulación mediante un reglamento de "las condiciones de comercialización de los productos pesqueros así obtenidos".
En el texto original aprobado por el Gobierno, ya se preveía que los barcos puedan compatibilizar la pesca con el turismo --condicionándolo, eso sí, a la normativa autonómica correspondiente-- siempre y cuando no sean los turistas los que pesquen. Ahora, se precisa además que el resultado de esa actividad podrá ser vendido.
Por otra parte, el partido que da sustento al Gobierno propone una modificación en una de las principales novedades que se introduce con esta ley: el cuadro de infracciones y sanciones administrativas en materia de pesca en aguas exteriores.
Así, aunque se mantiene la posibilidad de reducirse en un 50% las multas impuestas por infracciones leves o graves que no superen los 15.000 euros y no conlleven la asignación de puntos, los infractores que hayan sido sancionados en firme por infracciones graves o muy graves durante los dos años anteriores no podrán beneficiarse de ello.
El objetivo, dice el PP, es "evitar que los infractores reincidentes y más habituales se beneficien de esta bonificación en cualquier caso". Por otra parte, se saca de las infracciones muy graves el participar en transbordos u operaciones conjuntas de pesca con buques con pabellón de países calificados reglamentariamente como de abanderamiento de conveniencia, en línea con la normativa internacional y comunitaria.
Al margen de las enmiendas técnicas, los 'populares' proponen también precisar que la igualdad de trato y oportunidades en las actividades de pesca debe respetarse no sólo en relación con el sexto, sino también con el origen racial o étnico, la discapacidad, la orientación sexual, la edad, las creencias, la religión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.