Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno denuncia ante Bruselas la pesca ilegal de atún rojo por embarcaciones de recreo de Gibraltar

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, a través de la Secretaría General de Pesca, ha denunciado ante la Comisión Europea la actividad de pesca ilegal de atún rojo, realizada por una embarcación de recreo de Gibraltar a una milla al sur de Punta Carnero, en el límite occidental de la Bahía de Algeciras.
Esta actuación fue detectada el pasado fin de semana por el Servicio Marítimo de la Guardia Civil, que no pudo proceder a realizar su labor de control, ante la huída de la embarcación protegida por la escolta de la Royal Navy y de la policía gibraltareña, según ha informado este martes el Departamento que preside Isabel García Tejerina.
Gibraltar no cuenta con una legislación reguladora de la pesca recreativa, ni dispone de cuota para pescar atún rojo, por lo que este hecho representa, a juicio del Ministerio, un "grave incumplimiento" de las normas pesqueras internacionales y comunitarias.
Tampoco comunica los datos obligatorios en el supuesto de producirse capturas de esta especie, ha afirmado Agricultura, al tiempo que ha recordado que la pesquería de atún rojo, la más controlada del mundo, está regulada por las normas emanadas de la Convención Internacional para la Conservación del Atún del Atlántico (ICCAT en sus siglas en inglés).
"Esta actuación, que ha contado con la protección de las autoridades británicas, contrasta con el alto nivel de control que España ejerce sobre las flotas de su pabellón autorizadas a pescar atún rojo", ha subrayado.
Así, la pesca recreativa y deportiva tiene en España una reserva de la cuota asignada que ha permitido la captura de esta especie a esta modalidad desde el 15 de junio hasta el 9 de julio, momento en el que se estableció su cierre precautorio.
Posteriormente, el 24 de julio, se procedió al cierre definitivo de esta pesquería para el año 2014, al confirmar el consumo completo de la cuota asignada. Esta cuota sólo se utiliza en el supuesto de muerte accidental del atún rojo, pues la legislación española obliga a la suelta del animal en caso de haber sido capturado.
CONDENA Y PROTESTA ANTE LA EMBAJADA DEL REINO UNIDO.
El Ministerio ha condenado estas actividades, que pueden socavar el "arduo trabajo" realizado por administraciones y pescadores, en el marco del Plan de Recuperación del Atún Rojo aprobado por ICCAT en 2006, y que ha permitido constatar una recuperación del recurso, actualmente en niveles nunca registrados en cuanto a biomasa. Por ello, ha confiado en que se tomen medidas contundentes para castigar estas actuaciones y prevenir otras similares en el futuro.
Por su parte, el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación ha enviado una nota verbal de protesta ante la Embajada del Reino Unido en Madrid por este incidente, protestando por el hecho de que dos embarcaciones de la policía gibraltareña y una patrullera de la Royal Navy impidieran a la patrullera 'Río Cedena' ejercer su jurisdicción sobre una embarcación gibraltareña que se encontraba pescando ilegalmente atún rojo en la Bahía de Algeciras.
En la nota se insiste en que España prohíbe en la actualidad la pesca deportiva del atún rojo en sus aguas y que, al obstaculizar las labores de vigilancia de la Guardia Civil, los efectivos británicos han protegido el desarrollo de actividades de pesca ilegal, con el agravante tanto de los daños causados a la patrullera 'Río Cedena', durante la persecución, como la negativa reiterada a colaborar en la identificación de los sospechosos.
Además, como es habitual en estas protestas, se reitera que la posición de España respecto de los espacios cedidos y no cedidos a Gran Bretaña por el Tratado de Utrecht, permanece inalterada. España no reconoce al Reino Unido otros derechos y situaciones relativos a los espacios marítimos de Gibraltar, que no estén comprendidos en el artículo X del citado Tratado de Utrecht de 1713.
"El Gobierno de España no tiene duda alguna sobre los límites de su territorio y, por tanto, los buques españoles seguirán ejerciendo sus cometidos en las aguas españolas", han asegurado desde el Ministerio de Agricultura.