Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gordon Brown quiere un acuerdo internacional sobre las pagas de los banqueros

El primer ministro británico, Gordon Brown, aboga por un acuerdo internacional sobre las pagas y las primas que reciben los banqueros, que le gustaría ver aprobado en la próxima cumbre del G20, que se celebra el 2 de abril, en Londres.
Ello formaría parte del "nuevo acuerdo global" que propone el líder laborista para hacer frente a la crisis financiera internacional.
La propuesta, que hará hoy Brown en un discurso durante la conferencia que celebra el Partido Nacionalista escocés en Dundee, es adelantada por la BBC.
Es la primera vez que Brown, que defiende la adopción de medidas a escala global para atacar la crisis, propone un acuerdo sobre las pagas de los banqueros.
Brown critica que la remuneración de los banqueros se haya basado hasta ahora en objetivos a corto plazo en lugar de en el interés a largo plazo de los clientes y de los propios bancos.
En un artículo que publica en la revista política escocesa Holyrood, Brown afirma que los problemas financieros originados en EEUU han causado el caos en todo el mundo debido a la naturaleza global de los mercados financieros.
"Y nuestros trabajadores del sector financiero en Escocia han sido víctimas de una tormenta ajena", escribe el político laborista, quien agrega que "hace falta una regulación global para garantizar que no se repita la crisis actual".
El responsable de Asuntos Exteriores de la oposición conservadora, William Hague, criticó el jueves a Brown por no admitir su propia responsabilidad en la crisis económica del Reino Unido.
Según el dirigente tory, "el discurso de Brown durante la conferencia (en Escocia) debería ser el más corto de la historia política británica. Debería limitarse a las palabras 'Lo siento'".
La oposición conservadora acusa a Brown de culpar a Estados Unidos de la crisis y rehuir así su propia responsabilidad como ministro que fue de Finanzas de Tony Blair durante diez años.