Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Guardiola (Banco Sabadell) ve llegado el momento de crear un 'banco malo'

El consejero delegado de Banco Sabadell, Jaume Guardiola, ha considerado este viernes que ha llegado el momento de crear un 'banco malo' en España para completar el saneamiento inmobiliario de las entidades financieras.
En una conferencia organizada por Esade sobre la banca y el sector inmobiliario en el salón Barcelona Meeting Point, ha argumentado que, tras la inyección de la propia banca de más de 100.000 millones en los últimos años para sanear los activos problemáticos, ahora es un buen momento para crear un 'banco malo'.
Ha considerado que "los esfuerzos hasta ahora no han salido", dado que las consecuencias de la burbuja inmobiliaria todavía suponen un lastre para las entidades financieras, y ha puesto el ejemplo de que segregar los activos en una sociedad inmobiliaria independiente del negocio financiero no elimina la dependencia, ya que si la inmobiliaria necesita capitalizarse, lo más probable es que ponga el dinero la entidad de la que depende.
Ha añadido que ahora se puede crear un 'banco malo' con activos cuya valoración ya ha sido ajustada, por lo que se registrarían menos pérdidas, aunque la decisión dependerá del Gobierno que salga de las elecciones generales.
También ha puntualizado que haber creado un 'banco malo' antes del proceso de fusiones que ha vivido el sistema español "no acompañaba la consolidación", ya que se hubiera mezclado con el proceso de recapitalización.
Según su presentación, el esquema a seguir sería el de un fondo gubernamental que comprase los activos inmobiliarios a la banca con descuento y pagase a cambio a las entidades con bonos del propio fondo (deuda pública).
NUEVAS FUSIONES Y DE MÁS ENVERGADURA
Respecto a este proceso de consolidación entre entidades financieras en España, ha opinado que era "impensable dónde ha llegado cuando empezó", aunque ha augurado que todavía se avecina una nueva ronda de integraciones.
"Estamos en el final del proceso, pero en lo más difícil, porque son operaciones más gruesas", ha remachado.
En cuanto a la capitalización del sistema, con más de 17.600 millones inyectados por el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), ha expuesto que "el coste no será tan bajo como hasta ahora", cuando equivale al 1,7% del PIB, pero tampoco superará a otros procesos vividos en Europa, donde la capitalización ha llegado a un 8% del PIB.