Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Guindos ratifica que habrá "tasas de crecimiento ligeramente positivas" en el segundo semestre

Reconoce que "todavía falta" para que los ciudadanos perciban los primeros indicadores positivos
El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, ha ratificado que en el segundo semestre de este ejercicio la economía española registrará "tasas de crecimiento ligeramente positivas".
"Creo que hemos tocado suelo, que el segundo trimestre del pasado año marca una modificación de tendencia, y que ya en la segundo semestre de este año vamos a ver tasas de crecimiento ligeramente positivas", indicó Guindos en declaraciones a la Cadena Ser recogidas por Europa Press.
El ministro asegura que se ve una "cierta estabilización" del consumo de las familias, que los indicadores adelantados apuntan a una "recuperación clara de la producción industrial" y que "se están poniendo las bases para que haya crédito para quien tiene que haberlo, para las familias y las empresas exportadoras".
No obstante, Guindos reconoció que "todavía falta" para que esos primeros indicadores económicos positivos sean percibidos por la población y los empiecen a notar los ciudadanos.
"España lleva en crisis seis años y esto es durísimo. Eso es una tendencia a la que hay que dar la vuelta poco a poco. Creo que todavía en la percepción del ciudadano falta, quiero ser absolutamente realista", aseguró el ministro.
"Lo que sí puedo decir es que los indicadores adelantados son positivos y que eso se va reflejando en los índices de confianza de los consumidores y empresarios, desde niveles muy bajos, pero de alguna forma empieza a aparecer luz al final del túnel", añadió.
En este sentido, aseveró que se está registrando un "cambio importante en el modelo económico del país". "Un país que hace cinco años se basaba en ladrillo y en construcción y ahora en exportaciones de bienes y servicios de valor añadido", destacó.
"Antes salíamos de la crisis con devaluaciones y ahora lo hemos hecho a través de un esfuerzo interno de flexibilización, de moderación, y eso va a tener unas consecuencias completamente distintas que en el pasado. Ese esfuerzo, lo vamos a ir viendo, hará que nuestro modelo económico sea más sostenible y moderno en el sentido de una economía que tiene capacidad de competir en el exterior y que no únicamente se basa en el ladrillo", argumentó.