Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

HSBC mejora en cuatro décimas su previsión del PIB para España en 2014, hasta el 0,7%

Revisa considerablemente a la baja sus estimaciones de inflación y mantiene que no cumplirá los objetivos de déficit
El banco HSBC ha mejorado en cuatro décimas su previsión de crecimiento para España para 2014, hasta el 0,7%, ya que considera que la recuperación de la economía española ha sido "más rápida" de lo que había previsto hasta ahora.
En su informe trimestral sobre las economías europeas, la entidad también eleva dos décimas su previsión para 2015, desde el 0,9% al 1,1%, tras un incremento del PIB "todavía débil" este año, pese a su considerable revisión al alza.
En este sentido, explica que la sorpresa positiva de los últimos meses procedió de principalmente del consumo de los hogares y la inversión, ya que ambos componentes crecieron por segundo trimestre consecutivo en los cuatro últimos meses de 2013 cuando esperaba que recayeran por la "continua escasez de crédito y la insuficiente mejora del mercado laboral".
De cara a los próximos meses, HSBC cree que la "clara mejora" de los mercados financieros españoles generará unas mejores condiciones crediticias de las que esperaba hasta ahora, lo que debería permitir cierto repunte de la inversión.
En esta línea, subraya que las presiones de financiación sobre los bancos se han aliviado, gracias a la vuelta tanto de los depósitos minoristas como de la financiación mayorista. Además, los balances de las entidades han seguido disminuyendo, generando un sistema "mucho menos apalancado".
"El hecho de que los bancos españoles hayan reducido su dependencia de los fondos del BCE considerablemente y estén ahora cambiando algunos depósitos a fondos de inversión subraya aún más su posición de financiación más relajada", agrega.
A este respecto, admite que, aunque esperaba que este proceso tuviera lugar, la velocidad con la que se ha producido ha pillado a los analista de la entidad por sorpresa y se debe en parte a la mejora de la confianza de los inversores internacionales sobre la periferia de la eurozona en general, y sobre España en particular.
Pese a todo, apunta que es necesario tener en cuenta que el mercado laboral apenas ha mejorado el pasado año, el endeudamiento de hogares y empresas sigue siendo alto y la inexistente inflación hace más duro el desapalancamiento. "Por ello, esperamos que la demanda doméstica siga siendo débil", agrega.
ELEVADO DESEMPLEO.
Así, HSBC ha rebajado considerablemente su previsión de inflación para este año en España, desde el 0,7% hasta el 0,2%, aunque ha sido mayor en el caso de 2015, para cuando la ha reducido desde el 1,3% al 0,7%.
Respecto al desempleo, la entidad mantiene sin cambios su previsión del 26,3% para este año y del 25,6% para 2014 y cree que la estabilización del mercado laboral es "sólo parcial". En su opinión, sin creación de empleo ve improbable que el consumo privado esté al frente de la próxima etapa de la recuperación.
En este sentido, señala que esta estabilización se debe principalmente al descenso de la población actividad y, en concreto, apunta que los movimientos migratorios han jugado un papel "clave", ya que el número de ciudadanos no españoles que forman parte de la población activa han descendido en 168.000 personas.
OBJETIVOS DE DÉFICIT.
Respecto a las cuentas públicas, el banco mantiene un trimestre más que España no cumplirá con los objetivos de déficit acordados con Bruselas. Así, calcula que cerró el pasado año en el 6,9%, tres décimas menos de lo que esperaba en diciembre, pero aún por encima del 6,5% pactado.
Para 2014, ha mejorado en una décima su previsión de déficit público, desde el 6,3% al 6%, pero sigue siendo superior al 5,8% acordado con Bruselas. Además, mantiene su previsión para 2015 en el 6%, frente a la meta del 4,5%.
A este respecto, el banco británico explica que contener el déficit sigue siendo un "desafío" en el corto plazo, aunque ve improbable que la Comisión Europea presione más a España para que lleve a cabo una consolidación fiscal "más rápida", ya que podría poner en peligro la recuperación.