Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Ibex 35 celebra con fuertes subidas en la apertura el anuncio de medidas adicionales en Japón

El Ibex 35 ha iniciado la sesión de este viernes con un avance del 1,86% que permitía al selectivo madrileño cotizar en los 10.455,1 puntos impulsado por el anuncio de nueva medidas expansivas por parte del Banco de Japón (BoJ), que ha provocado euforia entre los inversores.
De este modo, en los primeros minutos de negociación en la Plaza de la Lealtad, todos los valores del índice Ibex 35 cotizaban al alza con la excepción de Indra, que perdía un 2,628%, tras publicar ayer sus cuentas de los nueve primeros meses del año.
Las subidas más significativas al comienzo de la sesión correspondían a Abengoa (+3,986%), Gamesa (+3,179%) y BBVA (+2,923%).
Asimismo, el resto de valores bancarios del Ibex también cotizaban en positivo, con el Santander ganando un 2,193%, por delante del Sabadell (+2,187%), Caixabank (+2,274%), Bankia (+1,72%), Bankinter (+1,705%) y el Popular (+1,673%).
Por su parte, otros pesos pesados del selectivo madrileño como Telefónica (+1,796%), Inditex (+1,49%) o Repsol (+2,003%) también experimentaban fuertes avances en la apertura.
La euforia de los inversores se explica por la sorprendente decisión del Banco de Japón de ampliar el alcance de su programa de estímulos monetarios, lo que ha disparado la cotización del selectivo Nikkei de la Bolsa de Tokio un 4,83% al alza.
A su vez, entre el resto de las principales bolsas del Viejo Continente, el Dax de Fráncfort ganaba un 1,8%, mientras el parisino Cac 40 subía un 1,7% y el Ftse 100 de Londres avanzaba un 1,2%.
En los mercados secundarios de deuda, la decisión del BoJ contribuye también a reducir los costes de financiación del bono español a diez años, cuya rentabilidad bajaba al 2,117%, lo que estrechaba el diferencial respecto al 'bund' a 127,70 puntos básicos desde los 133,70 de la apertura.