Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Ibex 35 cierra en positivo (+0,05%), hasta los 10.339 enteros, y acumula una subida semanal del 3,8%

El Ibex 35 ha cerrado la sesión de este viernes con un leve repunte del 0,05%, lo que ha llevado al selectivo a alcanzar los 10.339,9 enteros. En el mercado de deuda, la prima de riesgo se ha colocado en 129,1 puntos básicos, con la rentabilidad del bono a diez años en el 2,18%.
De este modo, el índice español ha conseguido recuperarse de los vaivenes sufridos la semana pasada, cuando alcanzó mínimos anuales, y ha acumulado un repunte semanal del 3,8%.
Bankia se ha convertido en el mejor valor de la jornada, con un repunte del 2,09%, después de presentar un beneficio de 696 millones de euros en el tercer trimestre del año, un 53,9% más que el mismo periodo del año anterior. También han celebrado la sesión con optimismo Sabadell (+1,76%), Popular (+1,5%), Acciona (+1,24%) y BBVA (+0,77%).
La otra cara de la moneda la ha mostrado Caixabank, que se ha dejado un 3,3%, tras registrar un beneficio de 466 millones de euros, un 1,6% más que hace un año. Gamesa (-2,1%), Mediaset (+1,1%), DIA (-1%) y FCC (-0,7%) tampoco han conseguido mantener el tipo.
Entre los 'blue chips' no ha imperado una tendencia concreta, y mientras BBVA, Santander (+0,1%) e Inditex (+0,16%) han cerrado en positivo, Repsol (-0,6%), Telefónica (-0,3%) e Iberdrola (-0,03%) no han conseguido salvarse de los 'números rojos'.
De este modo, el Ibex se ha colocado a la cabeza de las principales plazas europeas, por delante de Francfort (-0,54%), París (-0,53%) y Londres (-0,46%). En el mercado de divisas, el euro se intercambiaba a 1,2670 'billetes verdes'.
UNA DE LAS MEJORES SEMANAS DEL AÑO
El analista de XTB Francisco Sánchez Matamoros ha señalado que el Ibex ha cerrado "una de las mejores semanas" en los mercados de renta variable en lo que va de año después de que el pasado jueves marcara mínimos anuales.
Sánchez Matamoros ha recordado que este domingo se conocerán los resultados de los test de estrés que el Banco Central Europeo (BCE) y la Autoridad Bancaria Europea (EBA) han realizado a los principales bancos de la Eurozona. "Si las estimaciones se cumplen, la mejora de la percepción en los mercados de capital debería terminar reflejándose en una mejora del acceso al crédito por parte de consumidores y empresas", ha apuntado.
Desde su punto de vista, la banca española llega a estas pruebas con expectativas de superar "ampliamente" las exigencias del regulador. Así, ha dicho que los bancos españoles "más castigados por las dudas" sobre su capacidad para superar estas pruebas, entre los que ha citado a Popular y Banco Sabadell, podrían tener un comportamiento relativo "mejor al de sus análogos españoles" en el caso de superar las citadas pruebas de solvencia.
También ha señalado que los principales catalizadores del mercado vendrán del otro lado del Atlántico. La próxima reunión de la FOMC, órgano que decide sobre las políticas monetarias en la FED, que tendrá lugar entre el martes y el miércoles, decidirá la política monetaria en los próximos meses junto con el dato de PIB, que se publicará el jueves.
En este sentido, ha avanzado que no se descarta un frenazo al ritmo de retirada de estímulos marcado hasta el momento por la Reserva Federal americana, "que daría sin duda un balón de oxígeno a la renta variable a nivel mundial, y por consiguiente del Ibex 35, de cara al final de año".
"Si el escenario favorable anteriormente comentado se concreta, veríamos un Ibex 35 tanteando niveles en el entorno de los 10.500 puntos. En caso contrario probablemente visitaríamos el soporte de los 10.000 puntos, en un movimiento más de consolidación que de corrección", ha augurado.
REACCIÓN A LOS TEST DE ESTRÉS
Por su parte, el analista de IG Daniel Pingarrón ha señalado que las bolsas europeas se enfrentarán el lunes a una nueva prueba, al ser la primera sesión en la que las acciones bancarias incorporarán la información derivada de los test de estrés.
A su juicio, los mercados no tienen nada descontado y no cuentan con un guión y unas expectativas "demasiado definidas" sobre lo que sería entendido como un resultado positivo o negativo. "Resulta completamente impredecible el saber cómo se tomarán los resultados, más allá de especular con la posible existencia de un mayor margen para la decepción que para la alegría", ha adelantado.
No obstante, ha advertido de que la volatilidad y los movimientos generados por estos test de estrés "probablemente se limiten a la sesión del lunes y tal vez la del martes, donde podrían aparecer nuevas interpretaciones". "Pero esta cita no constituye, a priori, un catalizador estratégico hasta finales de año, catalizador que sí representan las expectativas sobre la actuación de los bancos centrales", ha indicado.