Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Isolux prevé acometer importantes ventas de activos este año para recortar deuda

Espera tener listo en verano su 'plan de rescate'
Isolux Corsán prevé acometer "significativas desinversiones" de activos este año en el marco del proceso de reestructuración y de refinanciación de deuda en que actualmente está inmerso con el fin de garantizar su viabilidad futura, según informó la compañía de construcción, concesiones e ingeniería.
"El grupo está considerando la posibilidad de realizar desinversiones significativas en 2016 con el fin de reducir la deuda financiera", apunta la empresa en su informe anual de 2015.
De esta forma, abre la puerta a colgar el cartel de 'se vende' a activos adicionales a los que ya tiene a la venta, la filial fotovoltaica T-Solar y un grupo de líneas de transmisión eléctrica de Brasil.
En el caso de este y otros activos con que cuenta en este país latinoamericano, Isolux reconoce que "los graves problemas políticos y las dificultades económicas" podrían "afectarle negativamente", si bien considera que estos factores ya se "han evaluado adecuadamente".
Isolux asegura que trabaja para plasmar su proceso de reestructuración en un Plan Estratégico que, una vez consensuado con los bancos acreedores, prevé tener listo "durante el verano".
Así lo indicó la compañía durante la presentación a analistas de sus resultados de 2015, en la que participaron representantes de las dos firmas que asesoran a la empresa en este proceso, Rothschild y Houlihan Lokey.
En virtud de dicho plan, además de recortar y refinanciar deuda, la compañía de construcción e ingeniería pretende reestructurar sus negocios con el fin de que cada uno asuma la deuda que le corresponda y garantiza que generan caja pata atenderla.
Respecto a la deuda, si bien declinaron dar detalles sobre los términos que discuten con los bancos, fuentes conocedoras del proceso aseguran que la compañía contempla un canje de pasivo por acciones con los bancos con el que las entidades tomarán el control del grupo.
La compañía indicó no obstante que actualmente su prioridad pasa por "fortalecer su posición de liquidez" para "aliviar las tensiones de caja". En este sentido, y según las mismas fuentes, Isolux logró recientemente un acuerdo con sus bancos para lograr una inyección de 200 millones de euros.
Con estos recursos la empresa prevé atender a las necesidades de liquidez más perentorias y garantizar su estabilidad en tanto se cierra su reestructuración.
CONFIANZA DE LOS BANCOS, CLAVE DE ÉXITO.
En su informe anual, Isolux reconoce que la consecución de todos estos objetivos pasa por "seguir contando con la confianza de sus instituciones financieras".
"La reestructuración requiere la aceptación previa de, al menos, una parte pertinente de los acreedores, con lo que la confianza mostrada por los bancos respecto a la solvencia del nuestro proyecto es un aspecto clave para lograr su éxito", apunta el grupo.
Isolux Corsán soporta una deuda corporativa de 1.583 millones de euros, que en caso de sumar los bonos y la financiación de proyectos se eleva a un importe superior a los 4.000 millones de euros.
La compañía realizó este viernes la presentación de resultados de 2015 inicialmente prevista para abril y que aplazó cuanto anunció su plan de reestructuración.