Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Japón y China cooperarán para lograr la recuperación económica global

Una empleada del Banco Comercial de China cuenta billetes de 100 yuan en una sucursal de Pekín. EFE/Archivotelecinco.es
Japón y China acordaron hoy colaborar para lograr la recuperación de la crisis económica global y firmaron un memorando para trabajar juntos por primera vez en materia de protección del derecho a la propiedad intelectual.
Los representantes de ambos países, entre ellos el ministro nipón de Asuntos Exteriores, Hirofumi Nakasone, y el viceprimer ministro chino, Wang Qishan, emitieron hoy un comunicado conjunto al final de la segunda ronda del diálogo económico al más alto nivel entre los dos gigantes asiáticos.
"En el actual contexto de desafíos difíciles por la crisis financiera internacional es necesario que China y Japón sigan el consenso alcanzado por el G-20 en Washington y Londres y adopten medidas más efectivas para lograr la estabilidad y que la economía global vuelva a crecer", dice el comunicado, recogido por Kyodo.
Las dos economías más importantes de la región acordaron además por primera vez establecer un grupo de trabajo que investigará la posibilidad de implementar un marco legal que regule las violaciones de los derechos de propiedad intelectual.
Según un memorando firmado hoy en Tokio por el ministro nipón de Economía, Toshihiro Nikai, y el titular chino de la cartera de Comercio, Chen Deming, el nuevo grupo de trabajo sobre propiedad intelectual deberá reunirse una vez al año, y su primer encuentro será a finales de 2009.
Según un estudio publicado por la Oficina de Patentes de Japón en 2004, las empresas niponas pierden cerca de 9,3 billones de yenes anuales (67.484 millones de euros) en ventas en China debido a la piratería y la falsificación.
Durante la reunión, Nikai pidió además a Chen que China abandone sus planes de imponer a partir de mayo del año que viene un sistema de certificación para los productos tecnológicos fabricados por empresas extranjeras.
Sin embargo el representante chino no se comprometió a nada concreto y añadió simplemente que su Gobierno tendría en cuenta la petición nipona al respecto, según la agencia local de noticias.
Japón, Europa y EEUU temen que este sistema permita a China obtener información confidencial sobre los productos tecnológicos que ellos fabrican.
En su comunicado, los representantes de Japón y China hicieron también un llamamiento formal a una conclusión lo antes posible de la Ronda de Doha, en el seno de la Organización Mundial del Comercio (OMC), y dijeron durante el encuentro bilateral hablaron además del cambio climático y la seguridad alimentaria.
Se trata de la segunda ronda de este diálogo económico al más alto nivel entre China y Japón, después de la primera celebrada en Pekín en diciembre de 2007.
La tercera ronda de este encuentro bilateral tendrá lugar el año que viene en China, según Nakasone.