Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Josep Piqué aboga por pactar una reforma constitucional e institucional en España

El vicepresidente y consejero delegado de Grupo OHL y exministro del PP, Josep Piqué, ha defendido que, tras la nueva realidad política surgida tras las elecciones generales, que han puesto fin al bipartidismo, lo más conveniente es un gran acuerdo con "un programa de reformas que una parte significativa del parlamento pudiese apoyar" en el ámbito constitucional, institucional y de financiación.
En una conferencia en Esade sobre el nuevo escenario político después del 20D, ha lamentado que los grandes partidos perdieron esta oportunidad la noche electoral y "cada día que pasa es más difícil y solo queda esperar acontecimientos, y esperar que haya sentido común, que no siempre pasa", con incertidumbre mientras tanto.
Piqué, que abandonó la actividad política en 2007, ha afirmado que las instituciones europeas están pidiendo un gobierno de coalición entre los partidos mayoritarios en España, como pasa en otros países europeos, para conseguir un Ejecutivo estable: "Es algo que está fuera de nuestra cultura política, pero nos conviene empezar a introducir".
Ha indicado como poco probable que pueda gobernar el PP en solitario porque la aritmética requiere la abstención del PSOE, y también es poco factible una alianza entre PSOE y C's porque el resto de fuerzas deberían abstenerse, en votación con mayoría simple.
Para Piqué, la única manera que tiene el PSOE de articular un gobierno "más o menos estable" al margen del PP sería intentar la confluencia de todas las fuerzas políticas excepto C's, porque defiende la unidad de España y las otras fuerzas no, teniendo en cuenta que Podemos tampoco es homogéneo, ya que trabaja en cuatro grupos parlamentarios por sus coaliciones electorales en Cataluña, Galicia y Comunidad Valenciana.
"Esa unión sería débil y nos llevaría a una legislatura corta", ha augurado, a la vez que generaría inestabilidad y desconfianza respecto al mantenimiento de los equilibrios macroeconómicos, la pertenencia al euro y el avance en las reformas estructurales, ha enumerado.
Ha señalado que no hay que descartar la opción de repetir las elecciones, sin saber qué pasaría. dando una nueva oportunidad a los ciudadanos para votar, aunque ha agregado que volver a convocar a las urnas "sería constatar un fracaso colectivo".
Piqué ha expuesto que hace falta estabilidad y confianza para que el crecimiento económico sea sostenible, y que, afortunadamente, hay marcos en España, como la pertenencia al euro, que limitan la desconfianza "porque limitan la capacidad de hacer disparates", y ha reivindicado que en política siempre es mejor ser aburrido y serio que ser un viva la virgen.