Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

L'Oreal dejará de vender productos Garnier en China por la desaceleración de la economía

El grupo francés de productos cosméticos L'Oreal ha decidido interrumpir la venta de productos de belleza de la marca Garnier en el mercado chino y concentrarse en la comercialización de otras marcas como consecuencia de la desaceleración de la economía del país asiático.
La decisión de la multinacional gala, que llega apenas una semana después de que la estadounidense Revlon anunciara que abandona completamente el mercado chino, implica una apuesta por las líneas de productos L'Oreal Paris y Maybelline New York, las que mejor comportamiento han registrado en China, según indicó a Reuters un portavoz de la compañía en el país.
El mercado chino de la cosmética mueve alrededor de 25.900 millones de dólares (19.045 millones de euros) al año, lo que le convierte en el tercero a nivel mundial, y se espera que registre un crecimiento del 63% hasta 2015, según los datos de la firma de análisis Euromonitor.
"Para reforzar nuestra posición de liderazgo, hemos decidido interrumpir las ventas de Garnier en China para concentrar nuestros esfuerzos en nuestras dos marcas líderes: L'Oreal Paris y Maybelline New York", indicó el portavoz de L'Oreal.
En la presentación de sus cuentas del tercer trimestre, la compañía gala ya había advertido de que China, el tercer mercado de L'Oreal por volumen de ventas y donde es la compañía líder con una cuota de mercado del 17%, se estaba "ralentizando, aunque poco a poco".
Recientemente, la firma cosmética estadounidense Revlon anunció sus planes de abandonar el mercado chino ante la caída de ventas del sector con el objetivo de ahorrar 11 millones de dólares anuales (8 millones de euros), lo que implicará el recorte de unos 1.000 puestos de trabajo.