Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Méndez encara su última semana como secretario general de UGT tras 22 años en el cargo

El todavía secretario general de UGT, Cándido Méndez, encara su última semana en el cargo tras 22 años ininterrumpidos al frente del mismo, y del que se despedirá definitivamente en el 42º Congreso Confederal del sindicato, que se celebrará del miércoles al sábado en Madrid.
Méndez deja a su espalda 22 años siendo la cara más conocida de uno de los dos sindicatos mayoritarios de España junto a CC.OO., una tarea que, según reconoció en una entrevista concedida a Europa Press, con la distancia ve "compleja y apasionante", y tras la cual reivindica su "derecho a aburrirse" y pretende recuperar su vida privada y familiar. "No quiero ser una sombra alargada y patética en UGT", aseguró.
El abandono de Méndez de la primera línea del sindicato se debe a que, en un momento de cambio político en España y en el seno de la organización, también "es el momento de dar el relevo" en su dirección y de "caras nuevas".
Tras esta decisión asegura que no se encuentra el desgaste de los últimos años, en los que el sindicato se ha visto salpicado en polémicos casos como el de los EREs en Andalucía o la dimisión de su secretario general de UGT-Madrid, José Ricardo Martínez, envuelto en el caso de las 'tarjetas black'.
El pasado viernes, Méndez reconoció en un acto informativo, que este tipo de casos han provocado una "extorsión", pero defendió que el sindicato ha tomado "la determinación que había que tomar".
"Los casos que se han producido se pueden contar con los dedos de la mano", puntualizó, para afirmar "honestamente" su convicción de que "a lo largo de los procedimientos se pueda acreditar la verdad, más allá de las acreditaciones poco transparentes y opacas".
En ese acto, uno de los últimos al frente de la Secretaría General de UGT, Méndez fue presentado por su homólogo en el otro sindicato mayoritario en España, Ignacio Fernández Toxo, de UGT, a quien se refirió como su "pareja de hecho".
"Supongo que no es por casualidad que ese periodo frente a la Secretaría General de UGT se haya prolongado por tanto tiempo, y algún mérito hay que otorgarle al talante y al carácter de Cándido Méndez", apuntó en su presentación Toxo, quien ensalzó al líder de UGT. "Es una persona afable, rigurosa y austera", se trata de "un socialista de cuna y un sindicalista por devoción", apostilló.
LOS POSIBLES SUSTITUTOS
Entre los candidatos que han manifestado su intención de suceder a Méndez al frente del sindicato se encuentran Josep María Álvarez (UGT-Cataluña); Miguel Ángel Cilleros (Federación de Servicios Ciudadanos), y Gustavo Santana (UGT- Canarias).
A pesar de estas intenciones anunciadas en su relevo, Méndez no ha querido mostrar un apoyo público y explícito a ninguno de ellos y se ha limitado a señalar que para asumir cualquier cargo en la organización hace falta "capacidad y experiencia".
RECUPERAR AFILIADOS
El secretario general de UGT desde 1994 abandonará su puesto en un momento de caída en el número de afiliados, que descendió algo más del 11,5% en los últimos años.
No obstante, Méndez espera que el sindicato empiece en un breve plazo de tiempo a recuperarse de esta caída, influenciada por la crisis económica y el cierre de empresas,
Aunque Méndez ha hecho autocrítica en los últimos días antes de su despedida como máximo dirigente de UGT, ha valorado los avances en materia laboral conseguidos en las dos últimas décadas, salvo con la reforma laboral de 2012, y ha considerado que "este país es mejor que en 1994 y creo que en algo habremos contribuido las organizaciones sindicales y concretamente la UGT".
De cara al futuro, ha señalado la importancia de centrar en el debate laboral las nóminas y el trabajo asalariado, así como la urgencia de una convocatoria del Pacto de Toledo para abordar posibles vías para el mantenimiento de las pensiones.
EL DECÁLOGO DE UGT PARA EL FUTURO
El líder sindicalista dirá adiós al cargo en el Congreso Confederal, que contará con la participación de 601 delegados y tendrá como lema 'La Unión en pie', una expresión con la que se quiere significar que el sindicato sigue en la lucha de los derechos laborales y sociales de los trabajadores en el marco de una situación económica "muy complicada".
El sindicato se ha marcado de cara a su 42º Congreso Confederal un decálogo de objetivos a seguir en los próximos meses tras cuatro años de "regresión económica y social".
El primer objetivo es el de crear empleo de calidad y recuperar los derechos laborales, seguido de conseguir una igualdad real en las relaciones laborales; ampliar la protección social y los servicios sociales; y fortalecer la negociación colectiva para mejorar los derechos de la clase trabajadora.
Asimismo, se propone reforzar el diálogo social y la participación institucional para fortalecer la democracia; reindustrializar España para construir una España "más fuerte"; y modernizar el sector servicios, como "palanca de cambio y desarrollo".
Por último, UGT trabajará en los próximos meses, ya sin Méndez abanderando el sindicato, para potenciar los servicios públicos como pieza clave del Estado de bienestar; lograr un desarrollo global "más justo y sostenible"; e impulsar "la Europa de los derechos, social y solidaria".