Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Merkel, a favor de comprar una lista de evasores fiscales por 2,5 millones

La canciller alemana, Angela Merkel, se mostró hoy partidaria de adquirir una polémica lista con los datos de unos 1.500 evasores fiscales germanos que han depositado fondos en bancos suizos y que le ha sido ofrecida a su gobierno por un informante anónimo a cambio de 2,5 millones de euros.
"Si esos datos son relevantes debemos conseguirlos", dijo la canciller ante la prensa en Berlín, a la vez que rechazó las reservas de algunos de sus correligionarios cristianodemócratas, que habían criticado la posibilidad de que el Estado negocie con "ladrones".
Gobiernos federados
La canciller alemana comentó que los delitos de evasión fiscal deben ser perseguidos y destacó que el caso será tratado con los gobiernos de los estados federados, responsables de la recaudación fiscal en Alemania.
No es la primera vez
Poco antes, un portavoz del ministerio alemán de Finanzas anunció que las autoridades actuarán de la misma manera que hace dos años, cuando se autorizó a los servicios secretos BND la compra por 5 millones de euros de otra lista de evasores fiscales que había desviado parte de su patrimonio a cuentas en Liechtenstein.
"Queremos actuar con celeridad sobre la base del caso de Liechtenstein", dijo el portavoz alemán del Tesoro.
Además subrayó que el Gobierno alemán desea trabajar en este caso de manera "constructiva" con las autoridades de Suiza, que han criticado duramente la posible compra-venta de la lista y han asegurado que, entre otros argumentos, ello alentaría el tráfico ilegal de datos.
El portavoz comentó que Merkel, y el ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schõuble, habían tratado el caso esta mañana.
Expertos, Policía y el SPD, de acuerdo con la compra
La compra de la polémica lista ha sido alentada además por la oposición socialdemócrata, la policía y numerosos expertos financieros.
El jefe del Sindicato Alemán de Policía (GdP), Konrad Freiberg, subrayó que la compra de esos datos, almacenados al parecer en un CD, es "forzosamente necesaria" para que los evasores dejen de vivir a costa de la sociedad y encima hagan como si tuvieran la razón moral.
"Por ello me alegro por la lista de nombres", afirmó Freiberg, quien subrayó que los responsables de perseguir el crimen y los delitos dependen con frecuencia de fuentes oscuras para esclarecer los casos que deben resolver.
El presidente del Partido Socialdemócrata (SPD), Sigmar Gabriel, declara en el rotativo "S³ddeutsche Zeitung": "No podemos dejar escapar a delincuentes sólo por que han sido desenmascarados por otros delincuentes".
Críticas contra la compra de los polémicos datos han surgido, sin embargo, desde las filas de la Unión Cristianodemócrata (CDU) que preside Merkel.
Oposición de los cristianodemócratas
"Un robo es un robo. El Estado no debe tratar con ladrones", advirtió Volker Kauder, jefe del grupo parlamentario conservador, asimismo desde "S³ddeutsche Zeitung".
El caso sucede al ocurrido en 2008, año en que el entonces ministro de Finanzas, el socialdemócrata Peer Steinbr³ck, dio el visto bueno a los servicios secretos para la compra a un informante, por unos cinco millones de euros de un DVD con datos de evasores fiscales a Liechtenstein.
Por el momento se desconoce exactamente a qué bancos suizos afecta el caso.
Medios helvéticos afirmaron que se trataría en su mayoría de evasores al UBS, cuestión que rechazó ese banco, mientras que la edición alemana de "Financial Times" informaba que el caso afecta a la filial suiza del británico HSBC. A.V.