Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Montoro prevé responder este mes a la exigencia de ajustes de Bruselas y culpa a las CC.AA.

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha avanzado este viernes que el Gobierno está preparando una respuesta a la recomendación fiscal autónoma remitida por Bruselas el 9 de marzo, en la que exige a España un ajuste estimado de unos 10.000 millones por la previsible desviación del déficit público en 2015 y 2016, y ha concretado que la remitirá cuando se hagan públicas las cuentas fiscales definitivas a finales de este mes.
En rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Montoro se ha anticipado, no obstante, posicionándose al lado de Bruselas y frente a las comunidades autónomas, sobre las que ha vertido la responsabilidad de la posible desviación del déficit.
"El Gobierno tiene exactamente la misma preocupación que la Comisión Europea, que ha hecho una recomendación expresa sobre el control del déficit de las comunidades autónomas", ha dicho, para añadir a renglón seguido que el Ejecutivo "está preparando la respuesta".
Además, Montoro ha calificado esta recomendación de Bruselas de "advertencia" y de "posible incumplimiento de los objetivos de déficit" a la desviación de la que advierte. Así pues, Montoro ha adelantado que "esa respuesta se presentará cuando se tengan las cifras definitivas de cierre de déficit de 2015", que previsiblemente se darán a conocer a finales del mes de marzo.
La Comisión Europea remitió el pasado 9 de marzo una recomendación fiscal autónoma, algo no habitual, en la que advertía de que España no cumplirá con los objetivos de déficit.
Para 2015 se da por hecho que la cifra final rondará el 4,5% del PIB, tal y como ha admitido el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, frente al 4,2% comprometido. Además, Bruselas estima que el déficit público será del 3,6% del PIB, por encima del 2,8% previsto. Sumando ambas desviaciones, España acumularía un ajuste pendiente en el entorno de los 10.000 millones de euros.
"SI SE DEJA DE PEDALEAR, LA BICICLETA SE CAE".
A continuación, el ministro de Hacienda ha insistido en la necesidad de mantener las políticas económicas desplegadas durante la pasada legislatura para controlar el déficit y ha dicho que "quien crear ahora que puede aspirar a estar en el Gobierno sin la continuidad de estas políticas o se equivoca o está engañando a la sociedad".
"Quien quiera subirse a la bicicleta y dejar de dar pedales va a hacer que la bicicleta se caiga, y el problema es que en ella va la sociedad española", ha dicho.
Para terminar, ha insistido en que es un error pensar en que hay que cambiar de Gobierno para cambiar de políticas: "Va a ser que no, que no se puede cambiar de políticas porque eso pondría en riesgo la recuperación económica", ha afirmado, para apostillar que "a algunos les gustaría dar más capacidad de déficit a las comunidades autónomas, pero no toca y estamos en lo contrario".