Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Moody's aprecia una firme mejoría de España, aunque advierte del creciente endeudamiento público

Un crecimiento más fuerte de lo esperado o una probable reducción de los niveles de deuda a medio plazo impulsarían el rating de España
La economía española se encuentra firmemente afianzada en una trayectoria positiva liderada por las exportaciones y a la que la demanda doméstica podría contribuir a partir de 2014, aunque el elevado déficit y el creciente nivel de endeudamiento hacen que las finanzas públicas españolas sean comparativamente más débiles, según un informe elaborado por la agencia Moody's.
"La economía española se encuentra ahora firmemente en una tendencia positiva (...) Sin embargo, las finanzas públicas españolas son todavía comparativamente débiles con elevados déficit presupuestarios y una creciente deuda pública", señala Moody's.
Así, la agencia destaca entre los aspectos favorables para España y su perfil de crédito, que actualmente es 'Baa2' con perspectiva positiva, el tamaño, diversificación y riqueza de su economía, así como los progresos alcanzados en el reequilibrio de la misma hacia un modelo más sostenible, y las reformas estructurales adoptadas.
No obstante, Moody's apunta que, pese a la gradual mejora de las cuentas públicas, la necesidad de desendeudamiento en todos los sectores de la economía española "limitará la velocidad de la recuperación".
La agencia advierte de que el elevado déficit presupuestario y la resultante tendencia al alza de la ratio de deuda pública continúa siendo la principal debilidad crediticia de España.
DEUDA PÚBLICA ELEVADA.
En este sentido, Moody's destaca que la ratio de deuda pública de España es una de las más altas de la categoría 'Baa' y ha registrado "uno de los mayores incrementos" entre los emisores soberanos analizados por Moody's.
"Mientras se espera que el déficit se reduzca gradualmente en los años venideros, la deuda pública probablemente sólo se estabilizará en 2016", señala Moody's, que advierte de que las elevadas necesidades hacen más sensible a España a las tensiones en los mercados de financiación que el resto de emisores soberanos de su categoría.
Por otro lado, la calificadora de riesgos prevé que España registre un prolongado periodo de baja inflación, lo que hará que el proceso de reducción de deuda sea "difícil y doloroso", aunque Moody's no considera probable un escenario de deflación.
PODRÍA SUBIR EL RATING SI MEJORA LA PERSPECTIVA DE DEUDA.
Respecto a la situación del rating de España, que la agencia elevó en un peldaño el pasado mes de febrero, Moody's podría valorar una posible subida si apreciara una alta probabilidad de una reducción de los niveles de deuda en el medio plazo, así como si la economía registrara una recuperación más fuerte de lo anticipado.
Por contra, Moody's considera que el rating de España se vería presionado a la baja si la recuperación económica o la consolidación fiscal se detuvieran o, algo mucho menos probable, emergieran significativas necesidades adicionales de capital de los bancos o volvieran las preocupaciones sobre el acceso a los mercados de capitales.