Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Moody's desconfía de la capacidad de la eurozona para obligar a Francia a cumplir sus compromisos fiscales

El previsible incumplimiento por parte de Francia de las metas de déficit acordadas con las autoridades europeas representa una seria amenaza para la credibilidad de la eurozona, puesto que "es improbable" que el país galo se vea forzado a honrar sus compromisos en materia fiscal, según advierte la agencia de calificación Moody's.
En este sentido, la calificadora de riesgos recuerda que no sería la primera ocasión en la que Francia pone a prueba el marco de gobernanza de la eurozona, después de que el país galo haya recibido ya una prórroga para cumplir el objetivo de reducir el déficit por debajo del 3% del PIB.
"Podría ahora ser forzada a cumplir con sus compromisos fiscales, pero pensamos que es improbable", apunta Moody's después de que el ministro francés de Finanzas reconociera el pasado jueves que el país galo no cumplirá la meta de déficit para 2014 del 3,8% del PIB y rebajara a la mitad la previsión de crecimiento, hasta el 0,5%.
"Una decisión para permitir un nuevo incumplimiento por parte de un gran país del núcleo sería negativo para el perfil de crédito de la zona euro", añade la agencia, que considera que en este escenario los mecanismos de gobernanza fiscal "habrían suspendido un importante test".
Así, Moody's considera que la decisión del Gobierno francés de no adoptar medidas adicionales que permitan cumplir el objetivo de déficit representa un desafío significativo para los mecanismos de vigilancia fiscal puestos en marcha en la eurozona para hacer frente a la crisis de deuda de la zona euro.
La economía francesa volvió a registrar en el segundo trimestre de 2014 un crecimiento nulo, extendiendo al primer semestre del año su estancamiento, lo que, sumado a la contracción de dos décimas del PIB alemán, provocó la parálisis de la zona euro en el segundo trimestre a pesar del vigor demostrado por las economías periféricas como España o Portugal (+0,6% respectivamente).