Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PP pedirá cuentas a 16 afiliados por las tarjetas opacas de Caja Madrid, entre ellos Rodrigo Rato

Los usuarios de esas tarjetas tendrán que comparecer ante el instructor del expediente del Comité de Derechos y Garantías
El PP pedirá explicaciones a un total de 16 afiliados de la formación que están implicados en el presunto uso fraudulento de las tarjetas opacas de Caja Madrid, después de que el partido haya acordado abrir un expediente informativo. Entre los afiliados se encuentra el exministro, exdirector gerente del FMI y expresidente de Bankia, Rodrigo Rato, según han informado a Europa Press fuentes 'populares'.
Del total de 86 directivos y consejeros de Caja Madrid que utilizaron presuntamente esas tarjetas para gastos personales por valor de más de 15,2 millones de euros entre los años 2003 y 2012, un total de 28 fueron nombrados a propuesta del Partido Popular. Sin embargo, el PP solo puede tomar medidas contra aquellos que tienen carnet del partido y, según las mismas fuentes, la cifra se reduce a 16.
El Comité Nacional de Derechos y Garantías del PP que preside Alfonso Fernández Mañueco ha puesto ya en marcha la maquinaria tras la apertura del citado expediente informativo. En primer lugar, hay que designar a un instructor del caso, ante el cuál tendrán que ofrecer explicaciones los 16 afiliados del PP afectados.
EL EXPEDIENTE PUEDE CONLLEVAR LA EXPULSIÓN
El plazo de tramitación del expediente no podrá exceder los dos meses desde su inicio, si bien por "circunstancias excepcionales", podrá ser prorrogado por otro mes mediante resolución motivada de instructor que deberá aprobar el Comité de Derechos y Garantías, según consta en los Estatutos del PP.
Este expediente informativo, que se realizará de forma paralela a la investigación de la Agencia Tributaria, podría conllevar como sanción la expulsión del partido si "se aprecia una posible actuación contraria a los Estatutos", según la nota de prensa difundida este miércoles por el PP.
El pasado viernes, en el marco de la XXI Interparlamentaria que el PP celebró en Guadalajara, la dirección Nacional del PP ya avanzó que actuaría "en consecuencia" si quedaba demostrado que algún militante del partido había cometido fraude con el uso de las 'tarjetas opacas' en Caja Madrid.
RATO, ENTRE LOS AFECTADOS
Entre los implicados figura Rato, que llegó a ser vicepresidente del Gobierno con José María Aznar durante dos legislaturas. Precisamente el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu ha citado hoy a Rato como imputado tras abrir una pieza separada en el caso Bankia para investigar los hechos relacionados con la existencia de las 'tarjetas B' en Caja Madrid.
En los últimos días, algunos cargos implicados en este caso han dejado sus responsabilidades en el partido. Tal es el caso de Beltrán Gutiérrez, que era gerente del partido en Madrid; Manuel José Rodríguez, que ocupaba el cargo de gerente de la Empresa Municipal de la Vivienda y el Suelo de Boadilla del Monte (Madrid); Pablo Abejas, que era director de Economía, Estadística e Innovación Tecnológica del Gobierno de la Comunidad de Madrid.
Otro de los afiliados del PP que tendrá que dar explicaciones ante el Comité de Garantías del partido es el director del Departamento de Telegenia del partido, que aparece en la lista de cargos de Caja Madrid que habrían dispuesto de una 'tarjeta B', con un gasto que ascendería a 8.000 euros entre 2010 y 2012.
EL RESPONSABLE DE TELEGENIA SE MANTIENE
En declaraciones a Europa Press, Rábago aseguró que solo usó su tarjeta de Caja Madrid para gastos de representación propios de su cargo como miembro de la Comisión de Control de la entidad financiera, sin que hubiera "ningún tipo de ánimo de lucro o de abuso".
"He hecho un uso correcto. No hay ningún gasto que haya hecho mal", se defendió, alegando que su media mensual ronda los 220 euros para pagos "lógicos" de su función, como comidas o taxis. Aunque insiste en que no ha actuado "mal", dijo que "no tiene el más mínimo inconveniente" en devolver el dinero "y ponerlo donde haya que ponerlo a disposición".
Al ser preguntado si la dirección nacional del PP le ha solicitado que presente su dimisión --como hizo este lunes con el gerente del PP de Madrid Beltrán Gutiérrez--, Rábago señaló que nadie le ha dado ninguna indicación en ese sentido porque él "explica las cosas". "Soy transparente", dijo, para añadir que le avala su trabajo durante muchos años en el partido y que está sufriendo una "criminalización absoluta" por este caso.