Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

PSOE e IU-ICV-CHA interpelarán mañana a Báñez en el Congreso sobre su reforma de las pensiones

El PSOE y la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA) interpelarán este miércoles a la ministra de Empleo, Fátima Báñez, en el Pleno del Congreso sobre su reforma de las pensiones para garantizar su sostenibilidad futura, una propuesta que rechazan al argumentar que va a provocar la pérdida de poder adquisitivo de los jubilados y que se plantea sin acuerdo político ni social.
De estos debates surgirán sendas mociones que la Cámara habrá de votar en el siguiente Pleno y en las que los dos grupos de la oposición podrían pedir la retirada de la reforma.
Los socialistas creen que el factor de revalorización planteado por el Gobierno "expropia silenciosamente la capacidad de compra" de los pensionistas españoles, y critica que el Gobierno está afrontando con una única solución, la bajada de las pensiones, problemas coyunturales producidos por la pérdida de empleo --que se deben abordar con el Fondo de Reserva-- y problemas de medio y largo plazo causados por razones demográficas.
"Esta reforma consagra la extensión a nuestro sistema de pensiones de una política de ajustes cuyos objetivos últimos aparecen de forma cada vez más visibles: reducir la acción protectora de las pensiones contributivas de carácter público y ampliar la cobertura privada de las contingencias de vejez", acusan.
LAS PENSIONES, EN UNA "ENCRUCIJADA HISTÓRICA"
Además, el PSOE afirma que el Gobierno está "aprovechándose" de la necesidad de definir el factor de sostenibilidad que ya se introducía en la Ley 27/2011, aprobada por José Luis Rodríguez Zapatero, para "alterar sustancialmente la naturaleza del sstema público de pensiones".
"El sistema vive hoy una encrucijada histórica, podría estar en vísperas de sufrir uno de sus cambios más trascendentales", añade, criticando que el Ejecutivo no se plantee alternativas como la búsqueda de nuevos ingresos para garantizar el futuro de las pensiones, y que además esté planteando esta reforma "sin mantener el consenso político y social" del Pacto de Toledo.
Por su parte, la Izquierda Plural quiere que Báñez explicite "cómo piensa dar cumplimiento al artículo 50 de la Constitución, que mandata a los poderes públicos garantizar pensiones adecuadas y periódicamente actualizadas" si implanta un índice de revalorización que provocará una "pérdida de poder adquisitivo" a los pensionistas y, además, afecta a los futuros jubilados con una "reducción significativa" de las cuantías que recibirán.
"El Gobierno, a pesar de sus compromisos vacíos, no ha sentado las bases para poder debatir sobre alternativas a corto y largo plazo, factibles y con gran apoyo entre los técnicos conocedores del sistema de Seguridad Social", reprocha la coalición, criticando que no se hayan contemplado "otras mejoras en el equilibrio financiero del sistema" por la vía de los ingresos.
Antes al contrario, afirma que el texto presentado por Empleo está acompañado por un conjunto de medidas que "debilitan fuertemente" los ingresos de la Seguridad Social, como son "la congelación de las bases máximas durante años, la no inclusión en la base de cotización de algunos de los conceptos percibidos en especie y el impacto negativo de la crisis".
BAJARÁN SIEMPRE
Así, IU-ICV-CHA acusa al Ejecutivo de intentar "ocultar los efectos reales" de su reforma asegurando que las pensiones subirán siempre al menos un 0,25%. "No explica que ese incremento supone una importante pérdida de poder adquisitivo. Y que incluso en situaciones de bonanza económica y crecimiento (cuando podrían actualizarse al IPC más 0,25%) en ningún caso está garantizada la recuperación del poder adquisitivo perdido durante los años de crisis", insiste.
Por último, la coalición recrimina los "argumentos tramposos" con los que el Gobierno trata de aplicar un "cambio radical" en el sistema, con una "fórmula opaca en su diseño y funcionamiento, arbitraria en la fijación de sus componentes y por ende de la cuantía de la revalorización resultante, e injusta en sus consecuencias".
Además de las dos interpelaciones, la diputada socialista Isabel López i Chamosa preguntará en la sesión de control a la ministra sobre "cómo puede seguir manteniendo que no van a devaluar las pensiones" a la luz de su reforma, mientras que el portavoz económico de UPyD, Álvaro Anchuelo, se dirigirá a Báñez para que aclare "cuánto poder adquisitivo prevé que pierdan las pensiones en la próxima década con el nuevo factor de revalorización", visto que el Gobierno calcula un ahorro de 32.000 millones de euros entre 2014 y 2022.