Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

PSOE denuncia que el director de Caja de Ávila recibirá una indemnización de 400.000 euros

El secretario general del PSOE de Ávila, Tomás Blanco, ha criticado hoy que el Consejo de Administración de Caja de Ávila haya aprobado indemnizar con 400.000 euros al director general de la entidad antes de pasar a trabajar en Bankia, y ha tachado de "moralmente inaceptable" el acuerdo, que dijo no poder demostrar documentalmente al no acudir los representantes socialistas a este órgano de la entidad.
Por este motivo, Blanco, en la rueda de prensa, dijo en numerosas ocasiones "parece ser" o "si esto así", por lo que ha pedido a la entidad financiera que responda y explique si "esto es así".
Tomás Blanco lamentó que esto haya ocurrido en el consejo celebrado la semana pasada cuando la Obra Social de Caja de Ávila ha planteado un ERE a "para nueve de los 26 o 27 trabajadores", aunque ha precisado que "los datos seguramente no sean exactos".
Tras recordar que el PSOE decidió no participar en la constitución de la nueva asamblea de la entidad por ser una "pantomima", Blanco ha explicado que el director general de Caja de Ávila, José Manuel Espinosa, y director comercial de la zona noroeste de Bankia, tenía "un contrato blindado" por cuatro millones de euros y que, al pasar de la caja al banco, lo que va a suceder ahora, solicitó una indemnización de 600.000 euros, aunque el Consejo la rebajó a 400.000.
"Si esto es así, es sencillamente inaceptable", afirmó Tomás Blanco, a la vez que ha criticado la situación, porque "si alguien se va de una empresa no tiene derecho cobrar una indemnización", por lo que ha anunciado que el PSOE comunicará el hecho a la autoridad laboral, al Ministerio de Economía y al Banco de España porque "parecería un poco un fraude de ley".
"No sabemos si es legal o no, pero sí inmoral", ha aseverado el responsable socialista, quien se ha referido a los "perjuicios" ocasionados por la integración de Caja de Ávila en Bankia para la provincia abulense, tales como la destrucción de empleo, la supresión de servicios y la venta de participaciones preferentes.
Por ello, Blanco ha pedido que renuncie a la indemnización, como han hecho responsables institucionales.
El próximo 9 de agosto se constituirá la nueva asamblea de Caja de Ávila, "una caja fantasma", según Tomás Blanco, que gestionará la Obra Social, y en la que las Cortes de Castilla y León no ha designado a los representantes que le corresponden.
El secretario provincial socialista ha asegurado que la Junta instó a Caja de Ávila a no celebrar este proceso, pero que hicieron "caso omiso" .